lunes, 25 de mayo de 2015

Camino del Rocio !! (el abuelo Pedro, lo cuenta)



 Este año por primera vez, he realizado la peregrinación del camino hacia El Rocio, para visitar a la Virgen, (La Blanca Paloma) junto con familiares y grupos de amigos, para mi será inolvidable la experiencia y los buenos amigos que he conocido.

Partimos desde Algeciras en nuestros vehículos hacia Sanlúcar, allí nos esperaba el tractorista con la carriola para cargar todos los enseres, colchones, tiendas de campaña y las viandas.


Ya cargado todo el material nos dirigimos a las barcazas de Bajo de Guía para cruzar a la otra orilla del rio Guadalquivir, allí nos encontramos muchos peregrinos, unos andando, otros a caballo, en vehículos todoterreno y la mayoría en carretas y carriolas.


 Entramos en el Coto de Doñana, una maravilla de la naturaleza, desde la entrada de Malandar empezamos la peregrinación, compartiendo las alegrías, cantando a la Virgen por sevillanas, comiendo y bebiendo el caldo de nuestra tierra.

En este camino he hecho grandes amigos, iban los abuelos Juan y Mari con sus hijos y nietos, buenos cantaores, desde los abuelos hasta los mas pequeños, estos niños nos han dado un ejemplo de cómo se siente el Rocio, que serán los nuevos rocieros, otro cantaor el amigo Ricardo, el Fali tampoco se queda atrás, y tío con arte y gracia contando chiste Juan nuestro cocinero de lujo, y el ramillete de mujeres guapas que no paraban de cantar y bailar, no me quiero dejar atrás al conductor del tractor, un profesional, formal y trabajador, y la abuela Cati con sus ochenta y tanto años con más vitalidad que una de quince.


En el Monte del Trigo hicimos un descanso para el almuerzo, para seguir hasta la primera acampada que fue en Marismilla, llegamos al final de la tarde. Lo primero que hacemos es descargar las tiendas y colchones, y nos dedicamos al montaje antes que nos cogiera la noche.

Después de asearnos un poco, cenamos y fuimos al Simpecado para rezar y agradecerle que el trayecto de hoy había salido bien, solo lo normal, atascos de los vehículos por las arenas, pero gracias a la voluntad y hermandad nos ayudábamos unos a otros; quiero resaltar que nosotros íbamos con la Hermandad de Jerez, que van muy bien organizados, con asistencia médica, mecánicos y toda clase de ayuda, también no nos faltaba el pan y el hielo diario.


Al amanecer del otro dia nos despiertan el tamborilero. Desayunamos y vuelta al camino, al mediodía hicimos una parada para el almuerzo en el Cerro del Trigo y vuelta a la segunda acampada siguiente en el paraje de Carbonera, lugar muy bonito de este gran Coto, allí nos abastecimos de agua para el resto de los días que nos quedaban.

La tercera acampada la hicimos en el Eucaliptal, que está pasado Palacios, este dia llegamos de noche, pues el camino es el más largo de todos, le llaman la Raya, y todo lo que me hablaron de lo larga que es , para mí se quedaron corto , se perdía la vista y no tenia final, el montaje de las tiendas lo efectuamos con las linternas.


 El sábado llegamos al mediodía a la Aldea, ya en la Ermita asistimos a misa y le dimos las gracias a la Virgen del Rocio por este camino, y que nos diera fuerza y salud para el próximo año.

La madrugada del lunes vimos salir a la Blanca Paloma a brazos de los almonteños que van llevándola a las Casas de Hermandades entre la multitud de peregrinos que todos las quieren coger y tocarla, allí nos despedimos hasta el próximo año.

La vuelta la hicimos por las playas de Matalascañas hasta Sanlucar, otra maravilla de la naturaleza.

Bueno tengo mas anécdotas que contar, en otra ocasión las escribiré.

El abuelo Pedro.



El Autor:


 

Pedro Sánchez, es uno de los alumnos más aventajados del curso de "Miedo a Internet?", cuenta con blog propio, Los Hobbies de Pedro, y desde el mismo, colabora con este a través de sus historias y experiencias que nos transmite.