lunes, 15 de agosto de 2016

HOY CELEBRAMOS LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA AL CIELO. (LA VIRGEN DE AGOSTO).


El 15 de agosto, la Iglesia universal, recuerda a la Virgen María, quien fue concebida sin pecado original, el cuerpo de María estuvo siempre libre de pecado. Era totalmente pura. Su alma nunca se corrompió. Su cuerpo nunca fue manchado por el pecado, fue siempre un templo santo e inmaculado, fue llevada al cielo en cuerpo y alma.


La «Virgen de Agosto», así llaman en algunos lugares a la Asunción de Nuestra Señora, cuya fiesta celebramos hoy, y que muchos pueblos hacen coincidir con el día de su Patrona, la santísima Virgen María, venerada fielmente en una multitud de entrañables y consoladoras advocaciones.

Este día la Iglesia universal celebra algo que es muy importante y que abre un gran horizonte de esperanza: la Virgen María, una de nuestro linaje, ha sido elevada en cuerpo y alma al cielo. Ella, la primera de las criaturas humanas, una de los «nuestros», está completamente con Dios. En Ella tenemos el gran signo de consolación y de esperanza para todos, es el signo de la victoria del amor, de la victoria del bien, de la victoria de Dios. Día para la esperanza: por un lado, la protección cierta de nuestra Madre María, madre de la vida, madre del Amor, unida íntimamente a su Hijo, aparece estrechamente asociada con Él en la lucha contra el enemigo infernal del hombre hasta la plena victoria sobre él, con la derrota del pecado y de la muerte que acechan al hombre. Las lecturas que los católicos leímos en la Liturgia de este día nos hablaban de la victoria total sobre los poderes del mal, de la resurrección y la vida, de la alegría que suscita el fruto bendito de María, Jesús, y de la grandeza, poder y misericordia inenarrable de Dios salvador de los hombres.

Este día, el libro del Apocalipsis nos presentaba la imagen de una mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies y coronada con doce estrellas: se refiere a María, tipo de la Iglesia; así se la representa frecuentemente en la iconografía mariana. Vestida totalmente de sol, esto es, de Dios, María «vive totalmente en Dios, rodeada y penetrada por al luz de Dios» porque es la toda santa, la llena de gracia, la colmada por el Espíritu santo, llena por completo del amor de Dios. «Está coronada por doce estrellas, es decir por las doce tribus de Israel, esto es, por todo el pueblo de Dios», el antiguo y el nuevo pueblo de Dios, la Iglesia, edificada sobre el cimiento de los doce apóstoles, acompañada «por toda la comunión de los santos»; «y tiene bajo sus pies la luna, imagen de la muerte y de la mortalidad», que vino por la instigación del Maligno, representado en la serpiente del primer pecado, que Ella aplasta con su descendencia. «María superó la muerte; está totalmente vestida de vida, elevada en cuerpo y alma a la gloria de Dios, así, en la gloria, habiendo superado la muerte, nos dice: ‘‘¡Ánimo, al final vence el amor! En mi vida dije: ¡He aquí la esclava del Señor! En mi vida me entregué a Dios y al prójimo''. Y esta vida de servicio llega ahora a la vida verdadera. Tened confianza; tened también vosotros la valentía de vivir así contra todas las amenazas del dragón» (Benedicto XVI).





El dragón es la otra figura que muestra el libro del Apocalipsis. Cuando San Juan escribió el Apocalipsis, para él este dragón significaba todo el poder omnipresente del Imperio romano, casi ilimitado y tan grande que «ante él la fe, la Iglesia, parecía una mujer inerme, sin posibilidad de sobrevivir, y mucho menos de vencer. Y, sin embargo, sabemos, venció la mujer inerme, venció el amor de Dios. Y el Imperio romano se abrió a la fe cristiana». Así ha sido a lo largo de la historia hasta nuestros días: «Parecía imposible que, a largo plazo, la fe pudiera sobrevivir ante este dragón tan fuerte, que quería devorar al Dios hecho niño y a la mujer, la Iglesia». Y siempre, al final, el amor de Dios ha sido más fuerte, ha vencido frente al odio, la violencia, el querer eliminar a Dios y devorar el Amor que se ha hecho carne de nuestra carne en una criatura que nace de la Madre llena de Dios.

«También hoy el dragón existe en formas nuevas, diversas», decía el Papa Benedicto hace unos años este mismo día; y añadía: «Existe en la forma de ideologías materialistas, que nos dicen: es absurdo pensar en Dios; es absurdo cumplir los mandamientos de Dios; es algo del pasado. Lo único que importa es vivir la vida para sí mismo, tomar en este breve momento de la vida todo lo que nos es posible tomar. Sólo importa el consumo, el egoísmo, la diversión. Ésta es la vida. Así debemos vivir. Y, de nuevo, parece absurdo, parece imposible oponerse a esta mentalidad dominante, con toda su fuerza mediática, propagandística. Parece imposible aún hoy pensar en un Dios que ha creado al hombre, que se ha hecho niño y que sería el futuro dominador del mundo. También ahora este dragón parece invencible, pero también ahora sigue siendo verdad que Dios es más fuerte que el dragón, que triunfa el amor y no el egoísmo. Ciertamente, vemos cómo también hoy el dragón quiere devorar a Dios, que se hizo niño». La Iglesia hoy no teme por este Dios aparentemente débil. «También este Dios débil es fuerte: es la verdadera fuerza. Así la fiesta de la Asunción de María es una invitación a tener confianza en Dios y también una invitación a imitar a María en lo que Ella misma dijo: "¡He aquí la esclava del Señor!, me pongo a disposición del Señor". Esta es la lección: seguir su camino; dar nuestra vida y o tomar la vida» (Benedicto XVI). Este es el gran mensaje, la esperanza que trae, la «Virgen de Agosto», la Asunta a los cielos. La «Virgen de Agosto», es una luz más fuerte que la luz veraniega que tanto brilla, da calor e ilumina.

El Hecho De La Asunción



En relación al día, año, y modo en que murió Nuestra Señora, nada cierto se conoce. La referencia literaria más antigua de la Asunción se encuentra en un trabajo griego, De Obitu S. Dominae. De todos modos, la fe católica siempre derivó su conocimiento de este misterio de la Tradición Apostólica. Epifanio (m. 403) reconoce que no sabe nada definitivo sobre el tema (Haer., lxxix, 11). Las fechas asignadas varían entre 3 y 15 años luego de la Ascensión de Cristo. Dos ciudades proclaman ser el lugar de la partida: Jerusalén y Éfeso. La opinión general favorece a Jerusalén, donde se muestra su tumba; pero algunos argumentan a favor de Éfeso. Durante los seis primeros siglos nada se supo sobre la tumba de María en Jerusalén. 

La creencia en la asunción del cuerpo de María se funda en el tratado apócrifo De Obitu S. Dominae, que lleva el nombre de San Juan, y que pertenece de todos modos al siglo cuarto o quinto. También se encuentra en el libro De Transitu Virginis, falsamente imputado a San Melito de Sardes, y en una carta apócrifa atribuida a San Dionisio el Aeropagita. Si consultamos a los genuinos escritores de Oriente, este hecho es mencionado en los sermones de San Andrés de Creta, San Juan Damasceno, San Modesto de Jerusalén y otros. En Occidente, San Gregorio de Tours (De gloria mart., I, iv) es el primero que lo menciona. Los sermones de San Jerónimo y San Agustín para esta fiesta, de todos modos, son apócrifos. San Juan el Damasceno (P. G., I, 96) formula así la tradición de la Iglesia de Jerusalén:



San Juvenal, Obispo de Jerusalén, en el Concilio de Calcedonia (451), hace saber al Emperador Marciano y a Pulqueria, quienes desean poseer el cuerpo de la Madre de Dios, que María murió en presencia de todos los Apóstoles, pero que su tumba, cuando fue abierta, a pedido de Santo Tomás, fue hallada vacía; de esa forma los apóstoles concluyeron que el cuerpo fue llevado al cielo.

Hoy, la creencia de la asunción del cuerpo de María es Universal tanto en Oriente como Occidente; de acuerdo a Benedicto XIV (De Festis B.V.M., I, viii, 18) es una opinión probable, cuya negación es impía y blasfema.

La Fiesta De La Asunción


Existe también una gran incertidumbre respecto al origen de esta fiesta. Probablemente se trate del aniversario de la dedicación de alguna Iglesia, más que la fecha real del aniversario de la muerte de Nuestra Señora. Que se originara en tiempos del Concilio de Éfeso, o que San Dámaso la introdujera en Roma, son sólo hipótesis. 

De acuerdo a la vida de San Teodosio (m. 529) se celebraba en Palestina antes del año 500, probablemente en Agosto (Baeumer, Brevier, 185). En Egipto y Arabia, por otra parte, se mantuvo en Enero, y dado que los monjes de las Galias adoptaron muchos usos de los monjes egipcios (Baeumer, Brevier, 163), hallamos esta fiesta en las Galias en el siglo sexto, en Enero [mediante mense undecimo (Greg. Turon., De gloria mart., I, ix)]. La Liturgia Gala la fija el 18 de Enero, bajo el título: Depositio, Assumptio, or Festivitas S. Mariae (confrontar las notas de Jean Mabillon en la Liturgia Gala, P. L., LXXII, 180). Esta costumbre permaneció en la Iglesia de las Galias hasta el momento de la introducción del Rito Romano. En la Iglesia Griega, parece que algunos mantuvieron la fiesta en Enero, como los monjes egipcios; otros en Agosto, con aquellos de Palestina; por lo cual el Emperador Mauricio (m. 602), si es correcto el relato de "Liber Pontificalis"(II, 508), fijó la fiesta para el Imperio Griego el 15 de Agosto.



En Roma (Batiffol, Brev. Rom., 134) la única y más antigua fiesta de Nuestra Señora era el 1 de Enero, la octava del nacimiento de Cristo. Celebrada primeramente en Santa María la Mayor, más tarde en Santa María de los Mártires. Las otras fiestas son de origen Bizantino. Louis Marie Olivier Duchesne piensa (Origines du culte chr., 262) que antes del séptimo siglo ninguna otra fiesta se guardaba en Roma, y en consecuencia, la Fiesta de la Asunción, hallada en los sacramentales de Gelasio y Gregorio, es un agregado apócrifo hecho en el siglo séptimo u octavo. De todos modos, Probst brinda (Sacramentarien, 264 sqq) fuertes y buenos argumentos que prueban que la Misa de la Santísima Virgen María, hallada el 15 de Agosto en el rito Gelásico, es genuina, desde el momento que no hace mención a la Asunción corporal de María; esto muestra, por lo tanto, que la fiesta era celebrada en la Iglesia de Santa María la Mayor en Roma, por lo menos en el siglo sexto. Él prueba, más aún, que la Misa Sacramental Gregoriana, tal como la tenemos, es de origen Gálico (dado que la creencia en la Asunción corporal de María, bajo la influencia de los escritos apócrifos, es más antigua en Galia que en Roma), y que ésta suplantó la antigua Misa Gelásica. Para la época de Sergio I (700) esta fiesta era una de las principales festividades en Roma; la procesión comenzaba en las puertas de la Iglesia de San Adrián. Siempre fue un doble de la primera clase y un Día Sagrado de precepto.

La octava fue agregada en 847 por León IV; en Alemania esta octava no se celebraba en varias diócesis en la época de la Reforma. La Iglesia de Milán no la aceptó hasta la actualidad (Ordo Ambros., 1906). La octava es privilegiada en la diócesis de las provincias de Sienna, Fermo, Michoacán, etc.

La Iglesia Griega continua esta fiesta hasta el 23 de agosto inclusive, y en algunos monasterior del Monte Athos se prolonga hasta el 29 de agosto (Menaea Graeca, Venice, 1880), o así lo era antiguamente. En la diócesis de Bavaria el día treintavo de la Asunción (una especie de recuerdo del mes) se celebraba durante la Edad Media, el 13 de septiembre, con el Oficio de la Asunción (doble); en la actualidad, sólo la Diócesis de Augsburgo ha mantenido esta vieja costumbre. 


Algunas de las diócesis de Baviera y las de Brandenburgo, Mainz y Frankfort mantienen el 23 de septiembre como la “Fiesta de la Segunda Asunción”, o los “Cuarenta Días de la Asunción” (doble) creyendo, de acuerdo a las revelaciones de Santa Elisa de Schönau (m. 1165) y de San Bertrand, O. C. (m. 1170), que la Santísima Virgen María fue llevada al cielo a los cuarenta días luego de su muerte (Grotefend, Calendaria 2, 136).

Las Brigidinas guardan la fiesta de la “Glorificación de María” (doble) el 30 de agosto, desde que Santa Brígida de Suecia dijo (Revel., VI, l) que María fue llevada al cielo quince días después de su partida (Colvenerius, Cal. Mar., 30 Aug.). En América Central, se celebra una fiesta especial, “La Coronación de María en el Cielo” (doble mayor) el 18 de agosto.
 La ciudad de Gerace, en Calabria mantiene 3 días sucesivos el rito de doble de primera clase, conmemorando el 15 de agosto la muerte de María, y el 16 de agosto, su Coronación.

En Piazza, en Sicilia, hay una conmemoración de la Asunción de María (doble de segunda clase) el 20 de febrero, que es el aniversario del terremoto de 1743. Una fiesta similar (doble mayor con octava) se sigue en Martano, Diócesis de Otranto, en Apulia, el 19 de Noviembre.

Algeciras, celebra su singular romería de la Virgen de La Palma.



La imagen permanece todo el año en el fondo del mar y el día 15 de agosto, la virgen sumergida sale a flote en una de las procesiones marineras más emocionantes y singulares de la costa. 


Es la romería marítima de la Virgen de la Palma, una tradición que reúne a miles de personas en la playa Rinconcillo de Algeciras.

La imagen se encuentra sumergida a unos 15 metros de profundidad en las cercanías de la Bahía de Algeciras y allí permanece bajo el control de los buzos que cada mes bajan a visitarla para limpiarla de algas y evitar que las corrientes la desplacen de su refugio. Y es que, aunque nunca ha faltado a la cita, hay ocasiones en las que Virgen no ha sido hallada hasta el mismo día de la procesión.

La romería suele comenzar al alba, cuando los barcos engalanados salen del puerto de Algeciras y se adentran en la Bahía para que los submarinistas del club de buceo El Estrecho rescaten la imagen. Una talla de 1,10 metros de altura, realizada por el escultor Nacho Falgueras en marmolina y que pesa unos 100 kilos. La comitiva sale del mar con ella a hombros y la lleva hasta la playa, donde llegan hacia la una y media de la tarde.

Durante todo el día, la imagen de la Patrona de la ciudad permanece en la Plaza de la Virgen del Mar. En torno a las ocho de la tarde se celebra una misa en la playa y sobre las once y media de la noche la devuelven a la gruta en la que permanece todo el año. Al filo de la medianoche, los fuegos artificiales, marítimos y terrestres, la despiden hasta el año próximo como recuerda José Cortés, presidente de la Sociedad Federada de Pesca Deportiva El Mero.
 

La devoción hacia la Virgen de la Palma en Algeciras surge a finales del siglo XVII, cuando un barco procedente de Italia atracó en el puerto de la ciudad para refugiarse de un fuerte temporal. Cada vez que el barco intentaba salir, un nuevo temporal se lo impedía. Llegaron a trasladar el cargamento a otra embarcación, pero según cuenta la historiadora Ana Gómez- volvía a ocurrir lo mismo hasta que decidieron sacar la imagen que llevaban en un cajón. Las aguas se calmaron y el pueblo interpretó que la Virgen insistía en quedarse. Para más coincidencias, la Virgen llevaba una palma en la mano y este hecho se relacionó en con la conquista de Algeciras, tomada en 1344 por Alfonso XI quien consagró la antigua mezquita de la ciudad como iglesia católica con el nombre de Virgen de la Palma por ser aquel día Domingo de Ramos.

La romería marinera tal como y se la conoce hoy es una iniciativa de la Sociedad Federada de Pesca Deportiva El Mero que en 1975 decidió realizar una réplica de la Virgen de la Palma y organizar esta procesión. 


Promulgación de la Bula

Mediante la promulgación de la Bula Munificentissimus Deus ("Dios, que es sumamente magnánimo") el 1 de Noviembre de 1950, el Papa Pío XII declaró en forma infalible que la Asunción de la Santísima Virgen María era un dogma de la Fe Católica. De la misma manera, el Concilio Vaticano II enseña en la Constitución Dogmática Lumen Gentium que 


“la Virgen Inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del Cielo, y exaltada por el Señor como Reina sobre todas las cosas (n. 59)”.