jueves, 28 de enero de 2010

ORACIÓN COMUNITARIA SAN GARCÍA ABAD, Viernes 29 de Enero.





ALABANZAS AL SANTÍSIMO

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO
Manda, Señor, tu Espíritu Santo para que Él me dé su Luz y purifique mi oración, haciéndola humilde, sencilla, perseverante, llena de fe, de confianza y de amor.

INTRODUCCIÓN
Las palabras y obras de Jesús entusiasman a la gente dondequiera que va; pero sus parientes y paisanos se muestran escépticos ante su mensaje, supera sus expectativas y no logran encuadrarlo dentro de sus categorías socio-religiosas. Recuerda que has sido consagrado/a profeta, por el bautismo, vive con autenticidad y convicción tu misión, aunque experimentes, como Jesús, el rechazo de personas cercanas a ti.

ORACIÓN-CONTEMPLACIÓN:(10 minutos en silencio)
Abre tu vida al Señor .
El sol ya ha salido.
El que yo abra mi ventana, no hace que salga el sol; únicamente hace que el sol entre en mi casa, la caliente y la ilumine.

Esa es la primera función de la oración:
Dios ya ha salido sobre mi vida y yo le dejo entrar.
Abre mis labios, Señor, para poderte alabar.
Abre mi corazón, para poderte adorar.
Ora desde el asombro y el agradecimiento:

“Me has enamorado y cautivado.
No sé vivir sin ti.
¡Tanto me has dado! ¡Y aún busco más!
No anhelo sólo tu agua: deseo beber en tu manantial.
No anhelo sólo tus umbrales: deseo entrar en Ti.
No anhelo solo tus dones:
Quisiera fundirme, en abrazo eterno y duradero, en Ti,
Jesucristo, respuesta y plenitud,
Mi Señor, Mi Dios, Mi Salvador”
(Raúl Berzoza).


Vuelve a la vida por los caminos de la solidaridad.
La Eucaristía no solo es expresión de comunión sino también proyecto de solidaridad para toda la humanidad.
Tu Eucaristía, Señor, es mi escuela para la paz.
En Ella aprendo tus proyectos de comunión y solidaridad.
Tu Eucaristía me fortalece para edificar,
contigo y con mis hermanos,
una sociedad más equitativa y fraterna,
al servicio de los últimos.

MONICIÓN AL EVANGELIO
Jesús es aquel profeta que llegó a Nazaret con amor en su corazón, con sanación en sus manos y con salvación para todos en sus palabras y su gente no le creyó.
Pero El continúo su misión hasta el final.

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 4, 21-30

En aquel tiempo, comenzó Jesús a decir en la sinagoga: - Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír: Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios. Y se decían: - ¿No es este el hijo de José?

Y Jesús les dijo: - Sin duda me recitareis aquel refrán: “Médico, cúrate ti mismo”: haz también aquí en tu tierra lo que has hecho en Cafarnaún. Y añadió: - Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra. Os garantizo que en Israel había muchas viudas en tiempo de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías más que a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del Profeta Elíseo, sin embargo, ninguno de ellos fue curado más que Naamán, el sirio.

Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte donde se alzaba su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba.

Palabra del Señor



REFLEXIÓN (DE 10 MINUTOS)
Tu amistad me hace profeta, me envías a llevar una palabra de consuelo y verdad a quien la necesita.

PRECES
Al caer la tarde tu Hijo nos ofreció su cuerpo como alimento de vida eterna,
- acepta nuestra oración vespertina y haz que no falten en tu Iglesia vocaciones religiosas al servicio de los más necesitados.

Padre de bondad, que aceptaste la ofrenda de tu Hijo,
- suscita en nuestras parroquias jóvenes dispuestos a dar su vida por ti en servicio a sus hermanos.

Te pedimos Señor por las familias cristianas,
- para que sean “Iglesia doméstica” donde puedan nacer futuras vocaciones para la Iglesia universal.

Te pedimos Señor por los Seminarios y Noviciados
- que los jóvenes que allí se preparan vivan su formación con gozo y generosidad.

Al llegar a su término esta jornada, haz que no decline en la Iglesia la esperanza de tu Reino,
- enriquécela con numerosas vocaciones a la vida consagrada.

Dios misericordioso, que hiciste de María un modelo de entrega a los hermanos,
- haz que los jóvenes vean en ella un modelo a imitar.

Oh Cristo, que con tu sacrificio redentor purificas y elevas el amor humano,
- haz que los hogares cristianos sean cantera de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada.

Altísimo Señor, baja a escucharnos con la bondad que te distingue,

- Para que todos los sacerdotes y en especial nuestro párroco el padre Andrés y el padre Ángel sientan cercana en todo instante la especial protección de María Santísima particularmente en los instantes de sus desconsuelos y soledades en el ejercicio de sus misiones.

Señor, te rogamos por todos los que sirven al pueblo de Dios con la palabra, los agentes de pastoral: predicadores, catequistas, educadores, escritores, teólogos, profesores:
- para que su palabra sea, como la de Jesús, comprometida, eficaz, y
encarnada...

Señor, te rogamos por todos nosotros,
- Para que llenos de entusiasmo nos decidamos con alegría a asumir nuestra misión de seguidores de Jesús, anunciadores de la Buena Noticia, constructores de un mundo de paz, de reconciliación universal y de esperanza...

ORACIÓN POR LOS SACERDOTES (Año sacerdotal 2010)


Señor Jesús, presente en el Santísimo Sacramento,
que quisiste perpetuarte entre nosotros
por medio de tus Sacerdotes,
haz que sus palabras sean sólo las tuyas,
que sus gestos sean los tuyos,
que su vida sea fiel reflejo de la tuya.

Que ellos sean los hombres que hablen a Dios de los hombres y hablen a los hombres de Dios.

Que no tengan miedo al servicio,
sirviendo a la Iglesia como Ella quiere ser servida.

Que sean hombres, testigos del eterno en nuestro tiempo,
caminando por las sendas de la historia con tu mismo paso
y haciendo el bien a todos.

Que sean fieles a sus compromisos,
celosos de su vocación y de su entrega,
claros espejos de la propia identidad
y que vivan con la alegría del don recibido.

Te lo pido por tu Madre Santa María:
Ella que estuvo presente en tu vida
estará siempre presente en la vida de tus sacerdotes.
Amen


AVE MARÍA Y GLORIA