viernes, 2 de abril de 2010

Viernes Santo, Via Crucis Sacerdotal!!!!

El Viernes Santo es el día de pasión y muerte del Señor y del ayuno pascual como signo exterior de nuestra participación en su sacrificio

Este día no hay celebración eucarística, pero tenemos la acción litúrgico después de medio día para conmemorar la pasión y la muerte de Cristo. Cristo nos aparece como el Siervo de Dios anunciado por los profetas, el Cordero que se sacrifica por la salvación de todos.

La cruz es el elemento que domina toda la celebración iluminada por la luz de la resurrección, nos aparece como trono de gloria e instrumento de victoria; por esto es presentada a la adoración de los fieles.

El Viernes Santo no es día de llanto ni de luto, sino de amorosa y gozosa contemplación del sacrificio redentor del que brotó la salvación. Cristo no es un vencido sino un vencedor, un sacerdote que consuma su ofrenda, que libera y reconcilia, por eso nuestra alegría.

Meditación del Viernes Santo
Tema: Cristo, modelo de la vivencia del celo apostólico
Fruto - Petición:
Jesucristo, que viendo tu ejemplo de dinamismo, entusiasmo y deseos de cambiar el mundo, no me quede con los brazos cruzados, sino que siga tu ejemplo y me lance con intrepidez a hacerte reinar en los corazones de mis hermanos los hombres.
Puntos a Meditar:


1. Cristo, hombre posesionado por la misión
Cristo se presenta como un hombre entregado a la realización del plan del Padre: salvar al hombre. Toda su vida está polarizada en torno a la misión. En el campo de las relaciones humanas todo lleva una intencionalidad, no hay lugar en Él para una amistad neutra, sabe orientar todo hacia el anuncio del Reino de Dios. Así, cuando algunos discípulos de Juan Bautista quieren saber quien es Él, que hace, donde vive, les invita a acompañarle; después de la conversación, éstos jóvenes inquietos han sido ganados para la causa del Reino. Cuando entabla conversación con la mujer de Samaria (Jn 4, 4 ss) como sabe llegar con finura psicológica y con habilidad pedagógica hacia una realidad trascendente, hacia el terreno de su misterio personal y de su misión.

2. El alimento de Cristo
Necesitamos, como Cristo, no tener otro alimento que la voluntad del Padre. Alimentar nuestra psicología, criteriología, nuestro mundo afectivo y sentimental, nuestra voluntad con la riqueza, el esplendor y la enjundia del Plan de Dios.

A Cristo todas las realidades materiales le hablan de Dios, todo es oportunidad para anunciar el mensaje de Dios...

3. Cristo un hombre dinámico
En toda la vida de Cristo, en su persona y en su psicología, una fuerte tensión: no es un tipo apático, amorfo, flemático, comodón, instalado, sino un hombre que mira hacia el horizonte del mundo, escruta los signos de los tiempos, lucha y se esfuerza con ímpetu por llevar al cabo la tarea encomendada. Es un hombre dinámico, impaciente, si podemos hablar así, por la misión : " Yo he venido a echar fuego sobre la tierra. ¿ Y qué he de querer sino que encienda?" Tengo que recibir un bautismo, ¡ y como me consumo hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer la paz a la tierra? No he venido a traer la paz, sino la espada." (Lc 12, 49-51).



VIA CRUCIS SACERDOTAL , PARROQUIA SAN GARCIA ABAD.


ORACIÓN PREPARATORIA

Servirte, Jesús mío, es subir contigo la pendiente del Calvario. Tu Pasión debe prolongarse en tus servidores. La vida cristiana es una inmolación.

¡ Enamorado de la Cruz, quiero que mi vida sea, en tu unión, un Vía-Crucis continuado; quiero seguir, paso a paso, tus huellas sangrientas; quiero saborear todas las tristezas que amargaron tu Corazón!


Cuando llegado al término de esa vía regia y dolorosa, vea que tu moribundo rostro se inclina sobre mí, guardaré en el fondo de mi alma esa impresión, dulce y sangrienta, de tu Faz adorable.

Entonces mi vida cambiará de aspecto. Ya no contemplaré más la tierra. Mis ojos se levantarán aun por encima del Calvario,ahí donde tus miradas moribundas buscaron y encontraron la gloria de tu Padre satisfecha.
¡Dios mío, contempla el rostro del Señor, tu Cristo, y luego mira más abajo, y ten piedad de mí! Ofrezco este vía crucis por la santidad de los sacerdotes.

Te adoramos Cristo y te bendecimos.
Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.


I ESTACIÓN .
JESUS ES CONDENADO

Jesús calumniado por falsos testigos, desamparado de los suyos, despreciado de todos, es condenado a muerte. Jesús calla.
Por los sacerdotes calumniados, que Cristo les conceda la gracia de la fortaleza y el ánimo de la bienaventuranza prometida a los perseguidos por su amor a Dios.
Padre nuestro...

II ESTACIÓN .

JESÚS CARGA CON LA CRUZ




Jesús toma sobre sus hombros, con mucho amor, la cruz donde va a expiar mis pecados y emprende el camino del Calvario.
Por los jóvenes llamados al sacerdocio, que alcancen a ver en su entrega generosa la consecuencia eterna para tantas almas y para la suya propia.

III ESTACIÓN
JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ


Jesús no puede más; las fuerzas lo traicionan, vacila y cae.
Por los sacerdotes en pecado, que Jesucristo les aplique los méritos de su caída y les conceda la gracia de levantarse rápidamente.

IV ESTACIÓN
JESÚS SE ENCUENTRA CON SU MADRE


En las lágrimas de María, en la ternura de sus miradas y en el amor sin medida de su corazón maternal, Jesús encuentra algún alivio a sus dolores.
Por los sacerdotes que sufren la soledad, que encuentren en la Santísima Virgen la mirada materna y la compañía que necesitan.

V ESTACIÓN
EL CIRENEO AYUDA A CARGAR CON LA CRUZ


Oh Jesús, Tú eres el divino cireneo que sostiene nuestra flaqueza y nos ayuda allevar la cruz de nuestros dolores!
Por los sacerdotes que desean amar más a Jesús, para que encuentren en la Iglesia la hoguera de amor que arde sin consumirse por Cristo su Esposo.

VI ESTACIÓN
LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚS


La divina Faz de Jesús, desfigurada con tantos golpes, cubierta desalivas, bañada de lágrimas y sangre, conmueve el corazón de una mujer que con un lienzo la enjuga amorosamente.
Por los jóvenes llamados al sacerdocio que dudan o temen; para que aprendan de Verónica la osadía de amar a Cristo sin mirar la propia pobreza o el qué dirán.

VII ESTACIÓN
JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ



El Señor, bajo el peso abrumador de la cruz, vuelve a caer.
Por los sacerdotes que son empujados a caer en pecado, para que encuentren entre los hijos de Dios, personas que los ayuden a levantarse de sus caídas.

VIII ESTACIÓN
JESÚS CONSUELA A LAS MIUJERES DE JERUSALÉN


Jesús, que recibió agradecido la compañía de María y la caridad de la Verónica, no acepta la vana compasión de las hijas de Jerusalén.
Por los sacerdotes que olvidándose de sí mismos, salen al encuentro de las almas, sirviéndolas con su sacerdocio, perdonando, consolando y aliviando sus penas. Que Dios bendiga sus desvelos y los acompañe en sus trabajos.

IX ESTACIÓN
JESÚS CAE POR TERCERA VEZ


La humillación en el sufrimiento, la debilidad, el abatimiento en los momentos supremos, no aparecer valiente y esforzado en el suplicio para que los hombres nos desprecien todavía más… He ahí lo que caracteriza la verdadera cruz de Cristo.
Por los sacerdotes abatidos por tanto mal como hay en el mundo, para que Cristo y la Virgen acudan en su ayuda y los levanten con redoblados ánimos.

X ESTACIÓN
JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS


Llegados por fin al Calvario, manos sacrílegas despojaron a Jesús de sus vestiduras.
Por los sacerdotes humillados, perseguidos y tentados, para que encuentren en la meditación de la Pasión de Cristo refugio seguro para la salvación de sus almas y de sus perseguidores.

XI ESTACIÓN
JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ


Clavan las manos y los pies de Jesús y lo levantan en alto.
Por los sacerdotes que rehúyen de sus obligaciones, para que aprendan cada día a sujetar sus pies a la cruz de sus obligaciones y sus manos al servicio de la Iglesia y santificación de las almas.

XII ESTACIÓN
JESÚS MUERE EN LA CRUZ



El rostro del Señor, velado por una palidez mortal, se inclina suavemente. Su pecho se levanta y deja escapar el último suspiro.
Por los sacerdotes que no celebran la Santa Misa como Dios espera de ellos, por los que no mueren a sí mismos y ocultan de esta manera a Jesucristo. Para que descubran la grandeza de Cristo en su alma y lo dejen actuar, a través de ellos, en bien de las almas.

XIII ESTACIÓN
JESÚS ES PUESTO EN BRAZOS DE SU MADRE


Desclavan el cuerpo de Jesús y lo reciben los brazos de María. Sobre la tierra todo sufrimiento tiene su fin, mas la recompensa es eterna.
Por los sacerdotes que sufren a causa del extravío de las almas, que la Virgen Santísima consuele con su ternura sus tristezas y por los jóvenes que llamados al sacerdocio rehúsan ese don de Dios, que Ella los aliente en la entrega de su vida.


XIV ESTACIÓN
JESÚS ES PUESTO EN EL SEPULCRO



Sepultan a Jesús y María queda sola sobre la tierra.
Por los sacerdotes y los llamados al sacerdocio que viven en la noche oscura del alma, para que perseveren en fidelidad a la llamada de Dios que nunca los abandona, y aguarden con paciencia y paz un nuevo amanecer de resurrección.


Para ganar las indulgencias concedidas al rezo del Vía crucis, rezar un padrenuestro por el Romano Pontífice.





Fuentes
Semanasanta.multimedios.
Fraternidad de Cristo Sacerdote y Santa Maria Reina.
Ana Navarro.
Ángel Corbalán.
Redacción Blog Parroquial.