viernes, 26 de febrero de 2016

"y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera." (Evangelio dominical)


De ordinario tendemos a juzgar con ligereza a los demás. Nos inclinamos a pensar mal acerca de la conducta de los otros. En el pasaje de este evangelio algunos se acercan a Jesús para contarle que unos galileos han sido ejecutados por Pilato. El Señor les escucha y al mismo tiempo lee sus pensamientos. Por eso les pregunta si se creen que aquellos que murieron eran más pecadores que los que se libraron. Si piensan así, están equivocados. Los males que sobrevienen al hombre no siempre se han de considerar como un castigo de Dios. A veces puede incluso ser un bien inapreciable, una ocasión para purificar el alma, un sacrificio que ofrecer al Señor en reparación de los pecados propios y ajenos, una oportunidad para unirse a Jesús crucificado y cooperar con el propio dolor a la redención de las almas. Por tanto, no seamos ligeros al juzgar, ni pensemos que el mal que nos puede sobrevenir es señal de una culpa, que Dios castiga. Alguna vez puede ser así, pero no siempre lo es.

Por otra parte, nuestro Señor toma ocasión de esos hechos en los que algunos han sufrido la muerte, para recordar a sus oyentes. Y a todos nosotros, que es preciso convertirse para no perecer por nuestras culpas, para que si viene el mal nos sirva de salvación y no de condenación. Sí, hemos de arrepentirnos de nuestros pecados, hemos de cambiar a una vida santa, si realmente queremos estar con Dios. Y que nadie diga que él no necesita convertirse. Si alguno piensa de esa forma, es un pobre soberbio que más que nadie corre el peligro de ser castigado por Dios. Recordemos otra vez que el justo peca siete veces al día, pero siete veces se levanta, mientras que el impío cae y permanece en su caída. La diferencia entre uno y otro no está, por tanto, en que uno peca y el otro no, sino en que uno se arrepiente y se convierte, mientras que el otro se obstina en su pecado.


Lectura del santo evangelio según san Lucas (13,1-9):



En una ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían.
Jesús les contestó: «¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.»
Y les dijo esta parábola: «Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: "Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?" Pero el viñador contestó: "Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas".»

Palabra del Señor




COMENTARIO.


El tema de la Liturgia de este Domingo es la llamada a la conversión, tan propia de este tiempo de Cuaresma.

En la Primera Lectura (Ex. 3, 1-15)vemos el relato del llamado de Dios a Moisés para preparar la salida de Egipto del pueblo de Israel y guiarlo a través del desierto a la Tierra Prometida.

Destacan en esta lectura del Libro del Éxodo, entre otras cosas, la identificación de Dios como “Yo-soy .

¿Qué significado tiene este misterioso nombre?  Esta revelación de Dios a Moisés -y a nosotros- nos informa sobre la naturaleza y la esencia misma de Dios.  Nos dice que Dios existe por Sí mismo y existe desde toda la eternidad.  Dios siempre fue, Dios es y Dios siempre será.  Dios no depende de nada ni de nadie, y todos los demás seres deben su existencia a El y dependen de El. 

Esto se llama en Teología “aseidad”, es decir, aquel atributo en virtud del cual Dios existe por Sí mismo y subsiste por Sí mismo y no por otro.   Dios es la “Causa Primera” de todos los demás seres, y El no tiene causa.  Todos los demás seres proceden de otro;  Dios no.  Dios se basta a Sí mismo.


La “aseidad” es la fuente de todas las demás perfecciones de Dios.  Entre otras cualidades, Dios es el Ser que subsiste por Sí mismo y que no tiene límites.

Es dogma de fe, entonces, que Dios es el “Ser increado”; mientras nosotros somos creados.  Es, además, el “primer Ser”, de donde derivan su existencia todos los demás.  Es, también, el “Ser independiente”, que de nadie depende, mientras nosotros dependemos de El.  Es el “Ser necesario”, cuya no-existencia es imposible, mientras que nuestra existencia no es necesaria.
Y el significado que esto tiene para nosotros es evidente.  Pero nos comportamos como si fuera todo al revés, como si pudiéramos vivir a espaldas de Dios.  Nos creemos ¡tan grandes! ¡tan poderosos! y ¡tan independientes!

Y ¿qué es lo que somos?  Creaturas dependientes, innecesarias, pequeñísimas y limitadas.  Gran lección de humildad meditar sobre los atributos divinos contenidos en esa misteriosa frase: “Yo soy”.

Además, el pensar en que Dios se identifica como “Yo soy”  nos mueve también a tener más confianza en El, sobre todo en el sentido de vivir el presente, sin angustiarnos por el futuro y sin estar afectados por el pasado.  Cuando pensamos en el pasado, con sus errores y en lo que pudo ser y no fue, no estamos en Dios, pues El no se identificó como “Yo era”.  Cuando pensamos en el futuro con sus angustias e incertidumbres, no estamos en Dios, pues El no se identificó como “Yo seré”.  Cuando vivimos en el presente, dejando a Dios la carga del pasado y las preocupaciones del futuro, sí estamos en El, pues El se identificó como “Yo soy”.


Dios, entonces, prepara la salida de su pueblo de la opresión de los egipcios para hacerles atravesar el desierto durante 40 años antes de llegar a la Tierra Prometida.  Y ese recorrido por el desierto tiene como fin ir purificando sus costumbres, ir domando su rebeldía, ir desapegando su corazón de los ídolos y de los bienes terrenos.

En fin de cuentas, el paso por el desierto no sólo fue para llevar al pueblo de Dios a la Tierra Prometida, sino para enseñarlo a depender solamente de El.

De allí que el paso por el desierto tenga para nosotros también un sentido de conversión, porque si bien Dios nos ama como somos, nos ama demasiado para dejarnos así.  Por eso nos llama a la conversión, especialmente en este tiempo de Cuaresma, y nos hace pasar por las vicisitudes del desierto.

Para nosotros el paso por  el desierto es una ruta de desapego, de cambio, de conversión profunda, para llegar a la total dependencia de Dios, a la total dependencia de Quien se identificó como “Yo soy”, el Ser Supremo, independiente, infinito, de quien dependemos totalmente ... aunque a veces hayamos creído lo contrario.


Nos portamos igual que el pueblo de Israel en el desierto, el cual nunca se decidió a una total entrega a Yavé, sino que tuvo sus vaivenes entre la obediencia a la Voluntad Divina y el reto a Dios, entre la confianza en la Providencia Divina y el reclamo a Dios, entre la fidelidad a Dios y la idolatría ...

La historia del pueblo de Israel en el desierto es muy parecida a nuestra propia historia personal.

Por eso San Pablo en la Segunda Lectura(1 Cor. 10, 1-12),  refiriendo los favores inmensos que Dios dio a los hebreos en el desierto, nos advierte contra una seguridad un tanto atrevida que solemos tener por el hecho de pertenecer al “nuevo” pueblo de Israel que es la Iglesia de Cristo.

Esa pertenencia a la Iglesia Católica, pertenencia que comienza con nuestro Bautismo y que continúa con los demás Sacramentos, no es garantía de salvación.  No basta esa pertenencia “oficial” a la Iglesia, sino que debemos intentar comportarnos de manera diferente a los israelitas en el desierto.

Dice San Pablo que todos esos israelitas recibieron las mismas gracias: cruzaron el Mar Rojo, comieron el Maná, bebieron del agua de la Roca, etc.  Pero, sin embargo “la mayoría de ellos desagradaron a Dios y murieron en el desierto”.

¿Y nosotros?  ¿Cómo nos comportamos?  ¿No reclamamos a Dios como ellos?  ¿No retamos a Dios como ellos?  ¿No nos vamos tras ídolos que nos inventamos para sustituir a Dios, tal como ellos hicieron?  A lo mejor nuestros ídolos no son “becerros de oro”, pero son ídolos porque son sustitutos de Dios: el dinero, el poder, el racionalismo, el sexo, nosotros mismos, etc.




San Pablo es claro “Todas estas cosas le sucedieron a nuestros antepasados como un ejemplo para nosotros y fueron puestas en las Escrituras como advertencia para los que vivimos los últimos tiempos”.

Y nadie puede sentirse seguro.  Ni posición en la Iglesia, ni función dentro del pueblo de Dios, ni servicios prestados, ni la propia santidad, son prendas seguras de salvación, pues San Pablo agrega: “El que crea estar firme, tenga cuidado de no caer”.  El que se crea seguro, ¡cuidado!  ¡ojo!, no caiga.

Así como San Pablo cataloga de “advertencias” las cosas que sucedieron en el desierto, el Señor nos trae otras “advertencias” en el Evangelio de hoy (Lc. 13, 1-9).   Y ¿qué son esas “advertencias”?  Son llamados de Dios a la conversión.

La verdad es que Dios puede llamarnos a la conversión de muchas maneras.  Una de ellas es en forma de contrariedades que se nos pueden presentar en nuestro camino o de obstáculos que podemos encontrar o de desgracias que pueden ocurrirnos.

Sin embargo, tenemos la tendencia a catalogar este tipo de inconvenientes como castigos de Dios.  Pero no es así.  Los que llamamos “castigos”, vistos desde la perspectiva de Dios, pueden más bien ser “regalos”.  O “gracias”, como suelen llamarse en el lenguaje teológico, los regalos de Dios.

Jesús mismo nos aclaró esto al menos en dos oportunidades.  Una de ellas nos la presenta el Evangelio.  Y veamos la reacción del Señor al ser informado acerca de una masacre “cuando Pilato había dado muerte en el Templo a unos galileos, mientras estaban ofreciendo sus sacrificios”.

Ante la información que le traen, Jesús no toma una posición de defensa nacionalista ante el poderío romano, sino más bien da una enseñanza que va más allá de las consideraciones humanas y políticas.  Y aprovecha la ocasión para mostrar que ese sufrimiento no tiene nada que ver con la condición de los fallecidos. 

Y más importante aún: para hacer un dramático llamado al arrepentimiento, advirtiendo del riesgo que corremos si no nos convertimos.

¿Piensan ustedes que aquellos galileos, porque les sucedió esto, eran más pecadores que los demás galileos?,  les pregunta.  Y El mismo contesta:  “Ciertamente que no”.

Como para continuar el tema de la culpabilidad y el castigo, Jesús trae otro ejemplo similar a la discusión.  “Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿piensan que eran más culpables que todos los demás habitantes de Jerusalén?  Ciertamente que no”. 

Recordemos también que cuando curó al ciego de nacimiento (Jn. 9, 2),  los testigos del milagro querían saber la causa de la enfermedad y le preguntaron a Jesús si el ciego era ciego por culpa suya o por culpa de sus padres.  Y la respuesta del Señor fue muy clara: “No es por haber pecado él o sus padres, sino para que se manifieste en él la obra de Dios”.

Estas tres situaciones son parecidas a tragedias que sufren los seres humanos en nuestros días: persecuciones, accidentes, enfermedades... Y  ¿por qué suceden estas cosas?  Lo contesta el mismo Jesús: lo importante no es el por qué, sino el “para qué”:  “para que se manifieste la obra de Dios”.

¿Y cuál es la obra de Dios?  Nuestra salvación, nuestra santificación.  Y es importante tener en cuenta que Dios trata de salvarnos a toda costa.

A veces lo hace con un milagro, como en el caso del ciego de nacimiento, porque las sanaciones, sin bien van dirigidas al cuerpo, tienen como objetivo principal la sanación del alma del enfermo, así como la conversión de los allegados y de los testigos del milagro.
A veces Dios hace su llamado a la santificación a través de serias advertencias, como el caso de los asesinados en el Templo y los aplastados por la torre. 



Las palabras de Jesús que cierran el comentario sobre estos dos hechos muestran cómo lo que podemos considerar castigos de Dios son más bien llamadas suyas para que cambiemos de vida: son “advertencias”.

Así les dijo a los presentes  “Si ustedes no se arrepienten, perecerán de manera semejante”.  No se refiere Jesús, por supuesto, a la muerte física, sino a la muerte espiritual, que podría llevarnos a la condenación.

Todo, menos el pecado, nos viene de Dios.  Las cosas buenas que nos suceden nos vienen de Dios.  Y las cosas que consideramos “malas” realmente no son “malas”, sino “buenas”, pues todo Dios lo dirige hacia nuestro máximo bien que es nuestra salvación eterna.

Pero, mientras no seamos capaces de tomar las situaciones de persecuciones, de accidentes o de enfermedades como advertencias para cambiar de vida, para convertirnos, para arrepentirnos de nuestras faltas y pecados, estamos desperdiciando estas llamadas que Dios nos está haciendo para nuestra salvación.

Dios nos habla claro: “Si mi pueblo se humilla, rezando y buscando mi rostro, y se vuelven de sus malos caminos, Yo, entonces, los oiré desde los Cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7, 14).

Termina el Evangelio con la parábola de la higuera estéril.  La esterilidad de  la higuera se refiere a la esterilidad de nuestra vida cuando  no damos frutos espirituales.

Dios nos planta (nos crea), nos cuida (nos da todas las gracias que necesitamos). ¿Y nosotros? ¿Damos fruto? ¿O nos parecemos más bien a esas plantas muy frondosas llenas de hojas, pero sin ningún fruto en sus ramas, sólo hojas, hojas provenientes de nuestro egoísmo, hipocresía, falta de rectitud de intención, vanidad, auto-suficiencia, autonomía, racionalismo, orgullo, etc., etc.?


Dios espera frutos de santidad en nosotros mismos... y frutos de santidad en los demás, por el servicio que espera de nosotros para la extensión de su Reino.  Pero ¿qué hacemos?  Nos creemos dueños de nosotros mismos.

No comprendemos que el árbol es del Señor.  No comprendemos que estamos“ocupando la tierra inútilmente”.

No comprendemos que Dios quiere que su árbol, plantado y cuidado por El, dé frutos y los dé en abundancia.  Pero ¡qué desperdicio!  Ocupamos espacio inútilmente, sin dar el fruto esperado.  Y el Dueño de la plantación después de tanto esperar, desea cortar la higuera estéril.


Pero siempre, como bien lo indica la parábola, Dios nos da otra oportunidad.  Interviene de inmediato la Misericordia Divina, infinita como todas sus cualidades, para darnos más gracias aún.  A pesar de nuestra esterilidad, nos dice el Evangelio que, antes de cortarla, espera un año más,“afloja la tierra alrededor y le echa abono, para ver si da fruto.  Si no, el año que viene la cortaré”.