jueves, 22 de julio de 2010

"Servir es llevar la cruz CON el otro "

ALABANZAS AL SANTÍSIMO

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

INTRODUCCIÓN


Este domingo es 25 de julio, la Eucaristía dominical se dedica al Apóstol Santiago, prevaleciendo sobre el domingo XVII del Tiempo Ordinario.
Pero además la fiesta de Santiago en Domingo convierte a este 2010 en Santo.

El vivió con Jesús, le siguió con entusiasmo y –a veces- con demasiadas pretensiones pero, lo cierto, es que como valiente testigo del Reino de Dios, se aventuró, dejó comodidades y familia y –llegando hasta el Finisterre- su máxima era:
Todo por el Señor y siempre para el Señor.

Hoy, como el gran evangelizador llegado hasta España, lo veneramos, lo recordamos y le pedimos que interceda ante el Señor para que, nosotros, seamos capaces de mantener con vigor y con firmeza la fe en Jesucristo muerto y resucitado

ORACIÓN-MEDITACIÓN
Aquí estamos... Con nuestros nombres y nuestros años, con nuestro dolor y nuestro gozo. Y con nosotros viene mucha gente. Vienen los que hoy han sido noticia en el mundo, sobre todo, por su dolor. Vienen tantas personas anónimas que buscan algo más. Aquí estamos abiertos, disponibles para el encuentro con Dios.
Aquí estás, Señor... Tú siempre estás.
Siempre estás a la espera, con el oído inclinado y el abrazo preparado. A menudo nos esperas mucho.
Tienes ganas de vernos, de que estemos contigo, porque nos quieres.
Señor, enséñanos a orar, a hablar con nuestro Padre Dios.
Señor, enséñanos a orar, a abrir las manos ante ti. Señor, enséñanos a orar.
- Preséntate al Señor con una actitud humilde. No pretendas ser más de lo que eres.
- Preséntate con un corazón abierto a los hermanos.
Que el orgullo de creerte bueno no te lleve al juicio o la condena de los otros.
Ábrete de par en par al Señor de la misericordia.
Padre nuestro...
María enséñanos a orar como oraste tú:
Proclama mi alma la grandeza del Señor. Se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador”
EL QUE ORA ESTRENA UN CAMINO DE AMISTAD Y FRATERNIDAD

MONICIÓN AL EVANGELIO
El evangelio de Mateo --leemos hoy un fragmento del capítulo 20-- nos muestra cómo en la Iglesia no puede haber rivalidades por obtener los primeros puestos. La Iglesia de Jesucristo, es una Iglesia abierta a todos; donde todos son iguales, donde se acoge al pobre, se perdona al pecador.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 20, 20- 28

En aquel tiempo se acercó a Jesús la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición.
El le preguntó:- ¿Qué deseas?
Ella contestó:- Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y otro a tu izquierda.
Pero Jesús replicó:- No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber? Contestaron:- Lo somos.
El les dijo:- Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre.
Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos.
Pero Jesús reuniéndolos les dijo:- Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros; el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.
Palabra del Señor.


REFLEXIÓN:
Servir es llevar la cruz CON el otro.

No importa ocupar los primeros o los últimos puestos en la tarea de la evangelización.
Lo que importa es servir a Jesucristo y estar dispuesto a beber el cáliz con El.
Lo que importa de verdad es servir como Jesús, amar como Jesús y entregarnos como El a la misión de transformar este mundo y anunciar su mensaje de Amor.
Ahora, como entonces, hay tarea, y la necesidad de la “eficacia” no deja lugar a los intereses particulares, a los primeros puestos, a los lugares de honor.
Ser cristiano es mucho más que un título. Venimos a ser y a servir, y somos fuertes porque Él ha puesto su mirada de amor en cada uno de nosotros para que seamos sal de la tierra y luz del mundo.
Somos vasijas de barro, pero con un gran regalo, con un gran tesoro en nuestro interior.
La vasija puede estropearse, tal vez el calor y la dificultad hasta la resquebraje, puede que los golpes del camino rompan cualquier esquinilla, pero tenemos que recordar que somos portadores de algo grande, ser testigos, de aquel que ha dado la vida por nosotros.

PRECES

*Al caer la tarde tú Hijo nos ofreció su cuerpo como alimento de vida eterna,
- acepta nuestra oración vespertina y haz que no falten en tu Iglesia vocaciones religiosas al servicio de los más necesitados.
*Padre de bondad, que aceptaste la ofrenda de tu Hijo,
- suscita en nuestras parroquias jóvenes dispuestos a dar su vida por ti en servicio a sus hermanos.
*Te pedimos Señor por las familias cristianas,
- para que sean “Iglesia doméstica” donde puedan nacer futuras vocaciones para la Iglesia universal.
*Te pedimos Señor por los Seminarios y Noviciados
- que los jóvenes que allí se preparan vivan su formación con gozo y generosidad.
*Al llegar a su término esta jornada, haz que no decline en la Iglesia la esperanza de tu Reino,
- enriquécela con numerosas vocaciones a la vida consagrada.
*Dios misericordioso, que hiciste de María un modelo de entrega a los hermanos,
- haz que los jóvenes vean en ella un modelo a imitar.
*Altísimo Señor, te encomendamos a nuestro párroco el padre Andrés y el padre Ángel
- Para que sientan cercana en todo instante la especial protección de María Santísima particularmente en los instantes de sus desconsuelos y soledades en el ejercicio de sus próximas misiones.
*Señor, te rogamos por las familias cristianas
-para que invoquen la protección del apóstol Santiago en sus hogares y reciban la gracia que Él trajo a España.
* A tI, Señor, que nos invitas a seguirte, te pedimos por todos nosotros y nuestra comunidad
- para que siendo la Eucaristía el centro de todo, seamos apóstoles y mensajeros de tu evangelio.
* A ti que bebiste el cáliz de amargura te pedimos por los enfermos
- para que llevando en el cuerpo Tu muerte, también se manifieste en ellos la Vida que nos traes.
*Padre bueno te rogamos por España y cada nación de la Tierra,
- para que les de la Paz y la Prosperidad y crezcan en el Amor a Cristo y su Iglesia.

ORACIÓN FINAL

SEÑOR SANTIAGO

Dame ilusión en el caminar
para pregonar el nombre de Cristo
Dame fortaleza en mis palabras
para que no me confundan las dificultades
Dame hondura en el espíritu
y no me quede en la superficialidad
Dame amor a la Palabra
y sienta la claridad de Dios
Dame afecto a la Virgen
y me acompañe en mis proyectos
Dame valentía en mis pasos
y no mire lo que he dejado
Dame persuasión en mis esfuerzos
y no quede nunca defraudado

SEÑOR SANTIAGO
Haz de mi vida, lo que el Señor hizo contigo,
un camino para encontrar a Cristo.
Amén.



AVE MARÍA Y GLORIA






Fuentes:
Ana Navarro
Ángel Corbalán
Blog Parroquia San García Abad.