jueves, 8 de julio de 2010

"Y quién es mi prójimo ?


"Para CONVERTIRNOS en discípulos de Jesús, es preciso que nos AMEMOS como el buen samaritano.".

ALABANZAS AL SANTÍSIMO

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

INTRODUCCIÓN
Jesús, hoy quiere sacarnos de la teoría para llevarnos a la práctica.
La teoría no sirve de nada si el amor a Dios y a los demás no determina nuestra forma de actuar. Jesús le dice al maestro de la ley lo mismo que a nosotros: vive y ama y realizarás el precepto
Como hace con frecuencia, Jesús no contesta a lo que le preguntan, sino a lo que deberían haberle preguntado.¿Para quién soy prójimo? ¿Quién espera mi ayuda? ¿Quién ve en mí al prójimo?
Lo importante no es quién es mi prójimo sino si soy capaz de hacerme prójimo, de aproximarme a quien lo necesita.

ORACIÓN-MEDITACIÓN: UN ESTILO NUEVO DE VIVIR
Dios es esa presencia amorosa, oculta en lo profundo de nuestra existencia, que nos invita calladamente a cuidarnos los unos a otros con amor.
El camino que conduce hacia Dios no es ya el que va de la tierra al cielo pasando por el templo, sino el camino que Jesús ha tomado para llegar a los vencidos de la historia.
El mensaje del Dios crucificado por amor sólo lo podrá pronunciar una iglesia samaritana, que sea lugar de acogida y que se presente al servicio de la humanidad doliente y amenazada.
Entra en la presencia del Señor, reaviva tu fe.
Jesús es capaz de reavivar tu vida, de ponerte de pie.
Ábrete confiadamente a su presencia.
El se ha hecho hombre para que tú puedas vivir la comunión
con Dios, con todos los seres humanos y contigo mismo.
Comprométete
- Mira el mundo desde la situación de los más pobres.
- Que en tu corazón sean más importantes los derechos de los seres humanos, que el poder del dinero.
- Ten la puerta siempre abierta para el diálogo, para el encuentro, para la mesa compartida en torno a Jesús Eucaristía.
Alaba sin cesar al Señor

MONICIÓN AL EVANGELIO
El sacerdote y el levita, pertenecen al mundo oficial y respetado del culto, cumplen la ley, pero no practican la misericordia.
En ésta y en otras ocasiones, Jesús denuncia la poca coherencia en la vida de los “oficialmente buenos”.¿De qué, de quiénes paso de largo en la vida? ¿Ante qué, ante quién doy un rodeo? ¿Hay ciertas situaciones, ciertas personas que no quiero ver?

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 10, 25-37

En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba:
"Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?“
Él le dijo: "¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?" Él contestó: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo."
Él le dijo: "Bien dicho.
Haz esto y tendrás la vida."
Pero el maestro de la Ley, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: "¿Y quién es mi prójimo?"
Jesús dijo: "Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto.
Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo.

Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo.
Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él, y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó.
Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: "Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta."
¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?"

Él contestó: "El que practicó la misericordia con él."
Díjole Jesús: "Anda, haz tú lo mismo."

Palabra del Señor.

REFLEXIÓN
Jesús antepone la compasión a cualquier tipo de exigencia ritual o legal. Su mensaje se resume en que no se puede encontrar ni servir a Dios en el templo, si no se le encuentra ni se le sirve en los necesitados que encontramos en el camino de la vida. El amor al prójimo, inseparable del amor a Dios, se realiza en la práctica y resume toda la vida cristiana.
Es la experiencia personal de Jesús, el Buen Samaritano por antonomasia, que frecuentemente recordó: “Misericordia quiero y no sacrificios”
La duda sobre quién es mi prójimo, para quién soy prójimo, se resuelve cuando “voy y hago lo mismo que el samaritano”.
Cuando no paso de largo ante los problemas sociales: el paro, la inmigración, el acoso, la explotación, la violencia, la insolidaridad...
El prójimo no aparece en el momento y la hora que yo tengo programada.
Surge de repente, haciéndome acortar distancias, suprimir barreras, cambiar mis planes, modificar mi itinerario, cuando me están esperando un montón de cosas y de deberes importantes.
Jesús me invita a improvisar ante las sorpresas de cada día .
La Palabra está dicha; es nuestro turno, a cada uno nos toca responder.

PRECES
*Al caer la tarde tu Hijo nos ofreció su cuerpo como alimento de vida eterna
- acepta nuestra oración vespertina y haz que no falten en tu Iglesia vocaciones religiosas al servicio de los más necesitados.
*Padre de bondad, que aceptaste la ofrenda de tu Hijo,
- suscita en nuestras parroquias jóvenes dispuestos a dar su vida por ti en servicio a sus hermanos.
*Te pedimos Señor por las familias cristianas,
- para que sean “Iglesia doméstica” donde puedan nacer futuras vocaciones para la Iglesia universal.
*Te pedimos Señor por los Seminarios y Noviciados
- que los jóvenes que allí se preparan vivan su formación con gozo y generosidad.
*Al llegar a su término esta jornada, haz que no decline en la Iglesia la esperanza de tu Reino,
- enriquécela con numerosas vocaciones a la vida consagrada.
*Dios misericordioso, que hiciste de María un modelo de entrega a los hermanos,
- haz que los jóvenes vean en ella un modelo a imitar.
*Altísimo Señor, te encomendamos a nuestro párroco el padre Andrés y el padre Ángel
- Para que sientan cercana en todo instante la especial protección de María Santísima particularmente en los instantes de sus desconsuelos y soledades en el ejercicio de sus próximas misiones.
*Por los enfermos y sus familiares,
-para que encuentren en los demás esos buenos samaritanos que les acompañen y animes en la dificultad.
*Por todos los dirigentes de las naciones
-para que muestren especial atención por los débiles y necesitados de este mundo.

ORACIÓN FINAL

“Dame, Señor, con perfección el amor del prójimo.
Que yo te deje hacer a ti porque tú das más de lo que deseo.


Envíame tu Espíritu de fortaleza para que me esfuerce
y procure vivir cada día este amor.


Que la voluntad de los otros sea la mía,
que su bien sea el mío.


Que ponga mi hombro para aliviar el peso de los otros,
como hiciste tú, Señor, con nuestro peso” .



AVE MARIA Y GLORIA
















Fuentes:
Ana Navarro
Ángel Corbalán
Iglesia Daimiel
Blog Parroquia San Garcóa Abad.