lunes, 7 de febrero de 2011

Aclama al Señor, tierra entera !!!!(Oración al Altísimo)


"No he venida a abolir la Ley y los profetas, sino a darle plenitud"


BENDICIÓN AL SANTÍSIMO
S.: Les diste el pan del cielo.
P.: Que contiene en sí todo deleite.

INTRODUCCIÓN


Vivimos un momento histórico de vacío de valores. Pero tanto los seguidores de Jesús, como toda persona creyente o no creyente que vive en este mundo, tiene una referencia de valores en las palabras y obras de Jesús de Nazaret para llenar ese vacío y tratar de poner fin a ese desorden. Los cristianos tenemos que tener coraje para presentar en nuestra sociedad los valores de Jesús en toda su riqueza. Y con otros colectivos creyentes o no creyentes ir poniendo los cimientos y los pilares de un mundo nuevo.

CANTO INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO



Ven, Espíritu del Padre y del Hijo.
Ven, Espíritu de amor.
Ven, Espíritu de infancia,
de paz, de confianza y de alegría.

Ven, secreta alegría
que brillas a través de las lágrimas del mundo.
Ven, Vida mucho más fuerte que nuestra muerte.
Ven, Padre de los pobres y abogado de los oprimidos.

Ven, Luz de eterna verdad
y amor extendido en nuestros corazones.
Nada tenemos que te pueda forzar;
pero aquí radica precisamente nuestra confianza.

Nuestro corazón, en el fondo, teme tu llegada.
Ven, renueva e incrementa
tu presencia en nuestro mundo interior.
En Ti ponemos toda nuestra confianza.

En Ti nos amamos, ya que Tú eres el mismísimo Amor.
Gracias a Ti podemos llamar Padre al mismo Dios,
ya que, desde cada uno de nosotros,
eres Tú quien grita: ¡Abba!

Permanece en nosotros.
No nos abandones nunca.
Ni a lo largo del combate de la vida,
ni cuando este toque a su fin
y nos hallemos tan solos.

¡Ven, Espíritu Santo!


ORACIÓN-ADORACIÓN



Quiero verte, mi Dios, ¿me darás un corazón limpio?
¡Qué hermoso es para Dios un corazón limpio! Jesús ha afirmado tajantemente la preeminencia de lo interior del hombre, de la purificación y limpieza profunda de lo hondo del ser. Y esto supone la conversión del corazón, la apertura al amor puro.
El Señor mira nuestro corazón. Allí se fragua lo más íntimo del ser del hombre, la fuente de los pensamientos, intenciones, deseos, recuerdos... Allí se efectúa la misteriosa acción de Dios. La falsedad, la hipocresía, la mentira es el caos. La verdad y la rectitud son orden, armonía, paz. Todo se fragua en nuestro corazón, en esa apertura al egoísmo o al amor.

Cómo quisiera ver a Dios, por eso te pido, mi Señor, que me des un alma sencilla, transparente, sin dobleces, pura en sus intenciones.
Mi Señor, dame un alma contemplativa para ver a Dios en todo y en todos.


MONICIÓN AL EVANGELIO

La proclamación de la “Nueva Ley” –en continuidad, y al mismo tiempo en contraste con la Ley dada por medio de Moisés en el monte Sinaí–, más que un “Nuevo Decálogo”, es la invitación a vivir un nuevo espíritu, un nuevo estilo que, en adelante, deberá regir la conducta de todos los que nos decimos discípulos de Cristo… Con sencillez de corazón preparémonos a escuchar de nuevo este mensaje de salvación.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 5, 17-37

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: - «No creáis que he venido a abolir la Ley y los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley. El que se salte uno sólo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos. Os lo aseguro: Si no sois mejores que los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
Habéis oído que se dijo a los antiguos: "No matarás", y el que mate será procesado. Pero yo os digo: Todo el que esté peleado con su hermano será procesado. Y si uno llama a su hermano "imbécil", tendrá que comparecer ante el Sanedrín, y si lo llama "renegado", merece la condena del fuego. Por tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda.
Con el que te pone pleito, procura arreglarte enseguida, mientras vais todavía de camino, no sea que te entregue al juez, y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último cuarto.
Habéis oído el mandamiento "no cometerás adulterio". Pues yo os digo: El que mira a una mujer casada deseándola, ya ha sido adúltero con ella en su interior.
Si tu ojo derecho te hace caer, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en el infierno.
Si tu mano derecha te hace caer, córtasela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero al infierno.
Está mandado: "El que se divorcie de su mujer, que le dé acta de repudio. Pues yo os digo: El que se divorcie de su mujer, excepto en caso de impureza, la induce al adulterio, y el que se case con la divorciada comete adulterio.
Habéis oído que se dijo a los antiguos: "No jurarás en falso" y "Cumplirás tus votos al Señor".Pues yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, que es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del Gran Rey. Ni jures por tu cabeza, pues no puedes volver blanco o negro un solo pelo. A vosotros os basta decir "si" o "no". Lo que pasa de ahí viene del Maligno.»
PALABRA DEL SEÑOR

REFLEXIÓN


¿Cuáles son nuestras reacciones instintivas cuando se nos hace una ofensa o se nos perturba y se nos molesta? ¿Nos acomodamos a los criterios enseñados por Jesús?
¿A quién considero antipático, adversario o enemigo? ¿En qué relación estoy con él? ¿Pensamos que los criterios de Jesús nos exigen demasiado, y nos sentimos descorazonados?
¿Estamos dispuestos a adherirnos con gozo al modelo del Padre, a reconocer nuestros errores y a comprometernos de nuevo?
Pese a todas las dificultades, que vamos encontrando, estamos seguros de esto: No estamos solos. Jesús quiere acompañarnos. Creemos que con El, con su presencia permanente y su ayuda constante, comienza a ser posible el sueño primero del Antiguo Testamento: la construcción de una sociedad igualitaria, solidaria y fraterna. Nos propone una justicia mayor: salir hacia el hermano y encontrar espacios de amor, solidaridad, gratuidad. Sólo así se cumplirán la Ley y los Profetas.


ORACIÓN

Tú, Cristo,
nos haces esta llamada al valor,
a los hombres de todos los tiempos,
a todos los que quieran seguirte.

Tú no quieres un cristianismo cerrado
en la cálida intimidad del cenáculo,
dedicado a la observancia de las virtudes.


Tú, Señor, quieres la salvación
de todos los hombres,
tú llamas a todos a tu reino,
incluso a los más indignos de poseerlo.
Y nos envías por las calles y plazas,
por los arrabales y por las encrucijadas,
para que los conduzcamos
a la sala del banquete
donde tú nos esperas.

PRECES

*Al caer la tarde tú Hijo nos ofreció su cuerpo como alimento de vida eterna,
- acepta nuestra oración vespertina y haz que no falten en tu Iglesia vocaciones religiosas al servicio de los más necesitados.
*Padre de bondad, que aceptaste la ofrenda de tu Hijo,
- suscita en nuestras parroquias jóvenes dispuestos a dar su vida por ti en servicio a sus hermanos.
*Te pedimos Señor por las familias cristianas,
- para que sean “Iglesia doméstica” donde puedan nacer futuras vocaciones para la Iglesia universal.
*Te pedimos Señor por los Seminarios y Noviciados
- que los jóvenes que allí se preparan vivan su formación con gozo y generosidad.
*Al llegar a su término esta jornada, haz que no decline en la Iglesia la esperanza de tu Reino,
- enriquécela con numerosas vocaciones a la vida consagrada..
*Dios misericordioso, que hiciste de María un modelo de entrega a los hermanos,
- haz que los jóvenes vean en ella un modelo a imitar.
*Señor, te rogamos por el fruto de la Jornada Mundial de la Juventud,
- para que sea un tiempo de Gracia donde se impulse la vida de fe de nuestros jóvenes y se fortalezca el trabajo con ellos.
*Padre Eterno te rogamos por el Papa y los sacerdotes
- para que encarnen las actitudes de Jesucristo y sean signo de Tu cercana presencia.
*Tú, Señor, que no quieres nuestro pecado y tampoco que haya hambre en el mundo te rogamos por todas las naciones y sus gobernantes
- para que respeten la Ley de Dios, las leyes internacionales justas y trabajen por erradicar el hambre.
*Tú, Señor, que quieres hacernos partícipes de tu sabiduría, y que nos invitas a compartir nuestros bienes con los que pasan hambre
- danos un corazón sensible ante los gritos de los hambrientos de pan material, de ese pan nuestro de cada día.
*Tu que escuchas al afligido y al que pasa hambre,
- no dejes de socorrer a todos los que sufren en este mundo como consecuencia de las injusticias de los hombres.
Señor, Tu que te complaces en habitar en los rectos y sencillos de corazón concédenos vivir por tu gracia de tal manera que merezcamos tenerte siempre con nosotros.
Por nuestro Señor Jesucristo.

CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

CANTO FINAL


Madre dulcísima y Virgen de Gracia

Lirio del Valle, Reina del Amor.

Ves a tu pueblo postrado a tus plantas

Tu cariño canta, pide tu amor.

(Se repite)



Ruja el Infierno, brame iracundo

Jamás tus hijos tu amor olvidarán.

Ante este trono que Tú elegiste

Mil veces ser fieles perjurarán.

(Se repite)



Mira Madre Amantísima de Gracia,

Galilea es tu herencia de Amor

Nuestros padres fervientes te amaron

Y nos legaron su fe y tu esplendor.



Tu quisiste alegrar nuestros campos

Y habitar nuestra tierra también

Y dejaste un altar en la Ermita

En nuestras almas divino dosel.



Himnos de Gloria, canciones de amor

A la Virgen de Gracia triunfo y honor.

¡Gloria, prez y honor!

(Estrofa)



Tu dulce nombre es el primero

Que nuestros labios saben decir

No nos olvides, Madre piadosa,

No nos olvides en nuestra lid.



En nuestras cunas velas el sueño

Cual ángel bueno, Reina de paz.

Ser hijos tuyos siempre queremos

y en tu regazo dulce expirar.





Fuentes:
Iluminaión Divina
Ana Navarro

Ángel Corbalán