viernes, 20 de agosto de 2010

Ayúdame, Señor, a ponerme en camino. !!!!!!!!!!!!!(Oración al Altísimo)


"Para entrar en el Reino, hay que avanzar hacia Jesús que nos dice que Él mismo es la Puerta"

ALABANZAS AL SANTÍSIMO
INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO
INTRODUCCIÓN

Hoy Jesús habla de salvación y sabemos que Dios Padre quiere que todos nos salvemos. La promesa es muy importante y su consecución –el ser salvos—nos dará la felicidad eterna. Pero hemos de trabajar para conseguirlo. Dios nos ha creado libres y podemos adoptar el camino fácil y la puerta ancha. Nuestro mundo de hoy, como el de tiempos de Jesús, ofrece muchas falsas ofertas de puertas anchas que llevan a la nada. Pero es la oferta de Jesús, la de la humildad y la del amor, la que nos salva. ¡Qué nadie nos engañe!

ORACIÓN-MEDITACIÓN

1.-Hoy, Señor, me gustaría hablar contigo de una actitud: actitud de ponerse en camino. Esta actitud de ponerse en camino, me habla de respuesta; me habla de alguien que escuchó una llamada, y respondió a esta llamada. Me habla, de cambio de la persona. Actitud de ponerse en camino, tiene aquella persona que se ha visto fuera de la verdadera senda... iba por camino equivocado y se dio cuenta a tiempo.

2.-Ponerse en camino es empezar de nuevo; ponerse en camino es decir, SÍ; es decirte: Señor, aquí estoy... dispuesto... con mi mochila al hombre llena de como soy... mi genio, mi orgullo, mi egoísmo, mi poca paciencia... pero también con ganas de ser mejor, de querer cambiar; con mis ganas de seguirte. Preparado para el camino que sé que será difícil sabiendo que me cansaré, que me entrarán ganas de sentarme y de parar en la vida. Sabiendo que me entrarán ganas de buscar el camino más fácil... el que no necesita esfuerzo... el cómodo... el camino de la cuesta abajo. En el evangelio de hoy nos habla del esfuerzo que supone entrar por la puerta estrecha.

3.-Oh Señor, cuántas veces creo que voy bien... pienso que voy por el camino señalado, y de pronto descubro que estaba en la senda del egoísmo... de pensar sólo en mí y en mis cosas... otras veces, creo que efectivamente estoy en marcha, en camino... y veo que otra vez me instalé y que vuelvo a mi vida cómoda que no me exige nada.

4.-Ayúdame, Señor, a sentirte cerca en el camino de mi vida... animándome a seguir. Tú vas por delante, Señor, marcándome el camino. Si sigo tus huellas no me perderé. Imagino que estoy delante del Señor en postura humilde. Y desde el fondo de mi corazón, te digo con mi respiración: Ayúdame, Señor, a ponerme en camino. Ayúdame, Señor, a ponerme en camino.

MONICIÓN AL EVANGELIO
El Evangelio de Lucas que oiremos hoy es, sin duda, una muy bella lectura. Una pregunta espontánea dará lugar a que Jesús trate un tema fundamental: cuál será el número de los que se salven. Es voluntad del Padre que los hombres y mujeres de todos los tiempos se salven, pero en libertad y con esfuerzo, buscando la puerta estrecha, que nos parece la menos atractiva, pero que es el único paso verdadero.

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 13, 22-30

En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando. Uno le preguntó:--Señor, ¿serán pocos los que se salven? Jesús les dijo:-Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo muchos intentarán entrar y no podrán.
Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta diciendo: "Señor, ábrenos” y él os replicará: "No sé quienes sois”.
Entonces comenzareis a decir: "Hemos comido y bebido contigo y tú has enseñado en nuestras plazas".
Pero él os replicará: "No sé quienes sois. Alejaos de mi malvados".
Entonces será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, Isaac y Jacob y todos los profetas en el Reino de Dios y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrá de Oriente y Occidente, del Norte y del Sur y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios.
Mirad: hay últimos que serán primeros y primeros que serán últimos
.
Palabra del Señor

REFLEXIÓN
El esfuerzo por entrar por esa puerta no consiste en el rigorismo estrecho, estéril, agobiante y superficial, propio de los fariseos, que Jesús condena tantas veces.
Jesús llama a la radicalidad –a ir a la raíz-, a la conversión.
Nos invita a esforzarnos por vivir una vida nueva, un nuevo modo de relacionarnos con las cosas, con las personas y con Dios.
Esforzarse es poner en práctica el mensaje liberador de Jesús.
Acoger su Palabra. Vivir según su Evangelio.
Jesús es la única Puerta, siempre abierta. No hay otra.

PRECES

*Al caer la tarde tú Hijo nos ofreció su cuerpo como alimento de vida eterna,
- acepta nuestra oración vespertina y haz que no falten en tu Iglesia vocaciones religiosas al servicio de los más necesitados.
*Padre de bondad, que aceptaste la ofrenda de tu Hijo,
- suscita en nuestras parroquias jóvenes dispuestos a dar su vida por ti en servicio a sus hermanos.
*Te pedimos Señor por las familias cristianas,
- para que sean “Iglesia doméstica” donde puedan nacer futuras vocaciones para la Iglesia universal.
*Te pedimos Señor por los Seminarios y Noviciados
- que los jóvenes que allí se preparan vivan su formación con gozo y generosidad.
*Al llegar a su término esta jornada, haz que no decline en la Iglesia la esperanza de tu Reino,
- enriquécela con numerosas vocaciones a la vida consagrada.
*Padre te pedimos por los frutos pastorales y espirituales de los distintos Encuentros Diocesanos de la Juventud,
-para que bajo la protección de Sta. María de la Palma sea un semillero de nuevas vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa y laical.
*Dios misericordioso, que hiciste de María un modelo de entrega a los hermanos,
- haz que los jóvenes vean en ella un modelo a imitar.

*Altísimo Señor, te encomendamos muy especialmente al padre Andrés y a nuestro nuevo párroco D. José Carlos,
- Para que sientan cercana en todo instante la especial protección de María Santísima particularmente en los instantes de sus desconsuelos y soledades en el ejercicio de sus próximas misiones.
Señor, te pedimos por los enfermos y sus familiares,
-para que encuentren en esa enfermedad el camino que les acerca a Cristo, salud y vida; y pronto se vean librados del mal que les aqueja.

ORACIÓN FINAL:

Antorchas en nuestro caminar.
¡Oh Jesús!
Te rogamos por tus fieles y fervorosos sacerdotes,
por tus sacerdotes tibios e infieles,
por tus sacerdotes que trabajan cerca o en lejanas misiones,
por tus sacerdotes que sufren tentación,
por tus sacerdotes que sufren soledad y desolación,
por tus jóvenes sacerdotes,
por tus sacerdotes ancianos,
por tus sacerdotes enfermos,
por tus sacerdotes agonizantes
por los que padecen en el purgatorio.
Pero sobre todo, te encomendamos a los sacerdotes que nos son más queridos,
al sacerdote que nos bautizó,
al que nos absolvió de nuestros pecados,
a los sacerdotes a cuyas Misas hemos asistido y que nos dieron tu Cuerpo y Sangre en la Sagrada Comunión,
a los sacerdotes que nos enseñaron e instruyeron, nos alentaron y aconsejaron,
a todos los sacerdotes a quienes nos liga una deuda de gratitud,
especialmente al padre Andrés.
Y por nuestro nuevo párroco D. José Carlos,
al que hoy le damos la bienvenida abriéndole nuestros corazones.
¡Oh Jesús, guárdalos a todos junto a tu Corazón y concédeles abundantes bendiciones en el tiempo y en la eternidad!
Amén

AVE MARÍA Y GLORIA