jueves, 26 de agosto de 2010

Deja que Dios entre en tu vida !!!! (Oración al Altísimo)




"Con Jesús Resucitado, la recompensa se multiplica de maneras inesperadas."

ALABANZAS AL SANTÍSIMO
INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO
INTRODUCCIÓN
A todos, en algún momento de nuestra vida, nos seduce el hacernos los importantes, el que nos consideren, el ser tenido en cuenta.
En cambio, el Señor, hoy nos dice que la humildad es el camino más indicado para llegar hasta El. O dicho de otra manera, con la humildad, se nos abrirán de par en par las puertas del cielo.

ORACIÓN-MEDITACIÓN

Deja que Dios entre en tu vida y recuerda:
Cuando oras te haces consciente de que Dios está y obra contigo.
. Incluso, cuando no trabajas, sigue la actividad silenciosa de Dios.
. Ante la vida nueva que te propone el Señor, puedes decir como María: Aquí estoy, Señor. Hazme de nuevo.
Preséntate con la verdad de tu corazón entre las manos:
. Si ves que te falta libertad y humor... humildad. .
. Si ves que no tienes los ojos limpios... humildad.
. Si te encuentras con mil temores... humildad. .
“La humildad es el ungüento de nuestras heridas; porque, si la hay de veras, aunque tarde algún tiempo, vendrá el cirujano, que es Dios, a sanarnos” (M 3,2,6).
Que mis opciones y preferencias sean las tuyas, Señor.
"Oh Dios, tu mandas que sea manso y humilde; dame lo que mandas y mándame lo que quieras"»

MONICIÓN AL EVANGELIO
Va ser Jesús de Nazaret quien hará de esa humildad –y de la mansedumbre—parte fundamental de su doctrina. El evangelio de San Lucas que oiremos hoy nos hace comprender que humillarse es una vía para enaltecerse de otra manera, más permanente, más fundamental para la forma de ser de todos los que son cristianos de verdad...

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 14, 1.7-14

Un sábado entro Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando. Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les propuso este ejemplo:
-- Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el puesto principal no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y vendrá el que os convidó a ti y al otro, y te dirá: "Cede el puesto a éste." Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto. Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que cuando venga el que te convidó, te diga: "Amigo, sube más arriba." Porque todo el que se enaltece será humillado; y el que se humilla será enaltecido.
Y dijo al que le había invitado:
-- Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos ni a tus hermanos ni a tus parientes ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a los pobres, lisiados, cojos y ciegos; dichoso tú, porque no pueden pagarte; te pagarán cuando resuciten a los justos.


Palabra del Señor

REFLEXIÓN

Hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y te querrán más que al hombre generoso" (Si 3, 19).
Son consejos de Ben Sirac, el sabio inspirado por Dios. Palabras llenas de ciencia, fórmulas cargadas de sabiduría. En este pasaje el maestro aconseja al discípulo la humildad. Si en su vida procede humildemente será querido por todos, se le estimará más que al hombre generoso. Y es cierto. La persona que es humilde, sinceramente humilde, es sencilla, afable. Por su trato se da a querer... Ser humilde, ser sencillo. Olvidarse de sí mismo, estar contento con lo poco o lo mucho que la vida trae consigo.
Ser consciente de la propia limitación, atribuir a Dios todo lo bueno que se pueda tener o que se pueda ser. No considerarse más que los demás, tratar a todos con la misma sonrisa, sin mirar a nadie por encima del hombro...
El hombre humilde no tiene complejos, no teme quedar mal; no le importa que noten sus limitaciones.
El humilde es por eso un hombre realmente libre.

PRECES


*Al caer la tarde tú Hijo nos ofreció su cuerpo como alimento de vida eterna,
- acepta nuestra oración vespertina y haz que no falten en tu Iglesia vocaciones religiosas al servicio de los más necesitados.
*Padre de bondad, que aceptaste la ofrenda de tu Hijo,
- suscita en nuestras parroquias jóvenes dispuestos a dar su vida por ti en servicio a sus hermanos.
*Te pedimos Señor por las familias cristianas,
- para que sean “Iglesia doméstica” donde puedan nacer futuras vocaciones para la Iglesia universal.
*Te pedimos Señor por los Seminarios y Noviciados
- que los jóvenes que allí se preparan vivan su formación con gozo y generosidad.
*Al llegar a su término esta jornada, haz que no decline en la Iglesia la esperanza de tu Reino,
- enriquécela con numerosas vocaciones a la vida consagrada.
*Padre te pedimos por los frutos pastorales y espirituales de los distintos Encuentros Diocesanos de la Juventud,
-para que bajo la protección de Sta. María de la Palma sea un semillero de nuevas vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa y laical.

*Dios misericordioso, que hiciste de María un modelo de entrega a los hermanos,
- haz que los jóvenes vean en ella un modelo a imitar.
*Altísimo Señor, te encomendamos muy especialmente al padre Andrés y a nuestro nuevo párroco D. José Carlos.
- Para que sientan cercana en todo instante la especial protección de María Santísima particularmente en los instantes de sus desconsuelos y soledades en el ejercicio de sus próximas misiones.
* Señor, te pedimos por los enfermos y sus familiares,
-para que encuentren en esa enfermedad el camino que les acerca a Cristo, salud y vida; y pronto se vean librados del mal que les aqueja.
Te rogamos, Señor por el testimonio y la solidaridad de los cristianos,
-Para que los sencillos y humildes de la sociedad capten la buena noticia de la salvación de Dios.
Te rogamos, Señor
-Para que la vida interna de la Iglesia sea una muestra de la búsqueda del mayor servicio y no del mayor honor o poder.

ORACIÓN FINAL.-

Hermano mío que estás aquí al lado,
hermana mía con quien comparto, seguro, la tierra que pisamos.
Respetado sea tu nombre; en todas las lenguas del mundo.
Hagamos juntos una tierra que no explote a nadie;
que a nadie relegue a los márgenes.
Una tierra en la que todo aquello que es un regalo: el agua, el alimento, el viento, el suelo... esté en manos de todos; y de esta forma el Reino de Aquel al que llamamos Padre vaya viniendo a la tierra, al mar, a cada rincón donde un hermano se sienta amado y dispuesto a amar.
Que nuestro pan, hermano, sea el de hoy, y si hoy alguno de los dos no tiene pan, llame a la puerta del otro; tal vez nos quedemos con el estómago medio vacío, pero nunca con el corazón reseco; porque mi mesa es tu mesa; y mi casa, no es mi casa, es casa de todos.
Y perdóname si en algún momento todo esto se me olvida;
y de repente creo que nuestro Padre no es tan nuestro y es más mío. Perdóname y ayúdame.
Recuérdame entonces que el dolor del mundo es también mío
y que si yo voy diciendo que mi Padre es nuestro, no puedo volver
mis ojos ni parar mis manos.
De esta forma podremos construir de nuevo; que la forma de librar del mal a nuestra tierra es sintiendo sus males y a partir de la vida compartida con el hermano.... Construir, caminar, amar....
Así sea. Hermano. Hermana.

AVE MARÍA Y GLORIA









Fuentes:
Ana Navarro
Roberto Borda
Ángel Corbalán
Blog Parroquia San García Abad