lunes, 8 de agosto de 2011

Muchas gracias por vuestra ayuda en mi labor pastoral!!


A lo largo de algo más de tres años, he desempeñado con mucho entusiasmo la función de vice-presidente del Consejo Pastoral Parroquial. Desde un principio, aunque todo era novedoso para mi, era tan grande la ilusión que tenía que, cualquier cosa por desconocida o difícil que fuera, me atrevía a afrontarla.

Empecé con molestias físicas que arrastraba de haber superado un trance muy difícil y que para mí, y mis familiares, fue hasta milagroso el que hubiera sobrevivido a aquel trance infeccioso y con hemorragias que me pudo costar la vida.


Pues bien, empecé a acudir a la Parroquia de San García Abad, a pedir a Dios por mi salud, para agradecerle que me hubiera salvado la vida y desde entonces, me fui encontrando mejor física y espiritualmente. Debo dar gracias a mi admirada y amiga, Gertrudis y las señoras de la Pastoral de Oración, que siempre y cada vez que podían , rezaban por mi salud. Y Dios, en su Inmensa Misericordia, las escuchó.

Por ello, al encontrarme mejor físicamente, acepte el nombramiento de vicepresidente del Consejo Pastoral Parroquial. Y como decía antes, han sido tres años de actividad y oración con los feligreses de nuestra parroquia. En cada momento, me he sentido útil y además, recuperado para la Comunidad como uno más.
He podido comprobar en primera persona, la cantidad de feligreses anónimos que colaboran en la Parroquia y por ende, con la Comunidad de San García Abad, con su trabajo, esfuerzo, comprensión, animación, estímulos y hasta con dinero…sobre todo en estos tiempos tan difíciles que nos toca vivir a todos. A todos ellos, mi gran admiración y solidaridad.

Pero, mira por donde, los problemas que sólo veía en los demás, ahora, los tengo en mi familia. Y debo hacerme cargo, asumir más responsabilidad, para aportar o encontrar las soluciones a cada uno de ellos. Y por lo tanto, empezaré con dedicarle el tiempo necesario, el trabajo y más presencia. Lo que no es compatible para llevar a cabo la misión que hasta la fecha y voluntariamente aceptada me ligaba al Consejo Pastoral Parroquial.

Por todo ello, ya he presentado la correspondiente renuncia al Párroco de nuestra Parroquia de San García Abad, reverendo Don José Carlos Del Valle Ruiz.

En esa carta, destaco la importancia que ha sido tanto para este feligrés como para toda la Parroquia, los trabajos realizados y esa encomiable labor Pastoral, tanto del primer párroco que conocí, Don Andrés Drouet Salcedo, que alternaba la Pastoral de Vocación y Juventud de la Diócesis, con sus obligaciones pastorales de nuestra parroquia, y la del reverendo, Don José Carlos Del Valle Ruiz, que ha alternado como pastor y párroco la parroquia de Nuestra Señora de la Luz y la de San García Abad, aportando en cada momento su dilatada experiencia y su grandes dotes de humildad hacia todos los feligreses.

Solo queda el daros las gracias a todos y todas las personas que habéis tenido conmigo tantas atenciones y me habéis prestado tantas colaboraciones y grandes muestras de cariño.
Y sin más quedo a vuestra disposición, en el tiempo que tenga disponible.

Que Dios os bendiga. Amén


-Ángel Corbalán -