sábado, 6 de marzo de 2010

El Evangelio del Domingo 7 de Marzo

Evangelio según san Lucas: 13, 1-9
En aquel tiempo, algunos hombres fueron a ver a Jesús y le contaron que Pílato había mandado matar a unos galileos, mientras estaban ofreciendo sus sacrificios.

Jesús les hizo este comentario: "¿Pensais que aquellos galileos, porque les sucedió esto, eran más pecadores que todos los demás galileos? Ciertamente que no; y si no os convertís, perecereis de manera semejante.

Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensais acaso que eran más culpables que todos los demás habitantes de Jerusalén? Ciertamente que no; y si vosotros no os arrepentís, perecereis de manera semejante".

Entonces les dijo esta parábola: "Un hombre tenía una higuera plantada en su viñedo; fue a buscar higos y no los encontró. Dijo entonces al viñador: ´Mira, durante tres años seguidos he venido a buscar higos en esta higuera y no los he encontrado. Córtala. ¿Para qué ocupa la tierra inútilmente?´.


El viñador le contestó: ´Señor, déjala todavía este año; voy a aflojar la tierra alrededor y a echarle abono, para ver si da fruto. Si no, el año que viene la cortarás ".

Palabra del Señor.


COMENTARIO.

Estamos en el domingo III de Cuaresma. Se nos continúa invitando a la conversión:

- En el primer domingo se nos decía que el tener cosas materiales, tener poder o tener fama no lleva a la felicidad. El cambio de mentalidad está en pensar que la felicidad está en el amor y en el servicio a los demás.

- En el segundo domingo se nos invitaba a aceptar la cruz para llegar a la luz. El cambio de mentalidad está en ver que la cruz – no la resignación – es un camino imprescindible para la resurrección.
- En este tercer domingo se nos invita a purificar nuestra idea de Dios o, incluso, a cambiarla si nos hemos formado una idea equivocada:

Dios no es un Dios lejano, desentendido de la humanidad;

Dios un es un juez implacable, condenador de lo humano, castigador.

Dios no es un Dios "tapaagujeros", que buscamos sólo en los problemas que no podemos solucionar.

Dios no es el resultado de mi búsqueda, no es creación mía.

Dios no es el resultado de sumar el esfuerzo de toda la humanidad por hacer un mundo más justo. Es un Dios que supera, que completa, nuestro mundo.

Dios no es una imagen de madera. Es un Dios no reducible a una representación humana.

... no lejano, no castigador.

Para entrar en la presencia de Dios, para poder descubrirle nos tenemos que "descalzar", como hizo Moisés [en la primera lectura], de todas nuestras ideas prefijadas sobre Dios.

Una de las ideas más equivocadas de Dios, que tenían los contemporáneos de Jesús y que podemos tener nosotros, es que Dios castiga con el mal o quien padece algún tipo de mal es a consecuencia de sus pecados, por los que Dios le ha enviado ese mal.

Es de lo que habla el Evangelio de este domingo. Se acercaron a Jesús para preguntarle acerca del mal social, el que producen las personas, comentándole el caso de los galileos, cuya sangre se ofreció en sacrificio por manos de Pilato. ¿Pensáis que eran más pecadores que vosotros? — les dice Jesús —; pero Jesús además añade otro caso, esta vez de un mal físico o de la naturaleza: los dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé ¿pensáis que eran más culpables que vosotros?. Podríamos decir que su final no es consecuencia de un castigo de Dios, por que ellos — quienes preguntaban — también eran igual de pecadores y de culpables y estaban vivos. La razón de su muerte es la libertad de las personas y el mal de la naturaleza.

Después Jesús dice: si no os convertís todos pereceréis de la misma manera. Aquí podemos entender, según todas las escrituras, que la muerte no es consecuencia del castigo de Dios, sino que es la consecuencia del mal obrado [Vemos en la segunda lectura que los cuerpos de algunos israelitas quedaron en el desierto, pues no agradaron a Dios]. Vivir en el egoísmo es como estar muertos; vivir convertidos, en el amor, es tener una vida plena y eterna.

Dios no castiga, nos dice el Evangelio, y además nos dice con la parábola de la higuera, que Dios es paciente, [El Señor es compasivo y misericordioso, decimos en el salmo, y veremos el próximo fin de semana con la parábola del hijo pródigo], Dios es paciente con el hombre esperando que dé los frutos de la conversión, pues la conversión no es sólo cambiar en el modo de pensar, sino también en el modo de actuar.

Dios no es un juez castigador, es paciente con el hombre, y además, según la primera lectura, Dios no está en su cielo desentendido del hombre, es un Dios liberador, dice "He visto..., he oído..., voy a bajar a liberarlos".
Que el Señor nos haga comprender mejor quién es él, para que comprendiéndole mejor nos podamos parecer cada vez más a él: no condenar, no castigar, estar cercano a las necesidades de los demás y acercarnos a liberarles.

Gracias por llegar hasta aquí.


Pedro Crespo Arias



Fuentes:
Sagrada Biblia
Pedro Crespo
Iglesia en Daimiel
Redacción Blog
Angel C.