miércoles, 20 de junio de 2012

Hoy es santa Florentina!!



Santa Florentina,vivió durante el siglo VII (murió en 636), en la España visigótica. Sus padres se llamaron Severiano y Túrtura y supieron educar cristianamente a sus hijos, entre los cuales se cuentan tres obispos, hermanos de la santa, que fueron Leandro, Isidoro y Fulgencio. Leandro fue arzobispo de Sevilla y una vez muertos sus padres, se encargó de formar a sus hermanos menores: Isidoro, que lo sucedió en la sede sevillana, y fue la gran lumbrera de la España de esa época; y Fulgencio, que fue obispo de Écija. 

 

Todos fueron declarados Santos por la Iglesia, frutos de una familia donde reinaba el amor de Cristo y el don del Espíritu que conocemos como «temor de Dios», así como el trabajo arduo y animoso, y la formación espiritual. 
Florentina consagró su virginidad en el monasterio sevillano de Santa María del Valle, en Écija, donde llegó a ser abadesa y ejemplo y consejo para otros monasterios, en especial bajo los consejos del «tratado» que su hermano san Leandro le dio. Le aconseja allí, entre otras cosas, que sea "servicial con las hermanas que viven con ella y que procure no hacer sufrir a ninguna"; que "debe procurar leer y orar continuamente", y que "si vive la vida comunitaria, su vida se parecerá a la de los Apóstoles".


  

Y le brinda un consejo de oro, para ella, que era superiora, y que bien puede aplicarse a todo aquel que detente una autoridad como servicio: "Que sea discreta, prudente, para saber lo que debe conceder y negar según las necesidades de cada una". 

Crecer en la virtud para pasar de habitantes a ciudadanos Como conclusión de su homilía, monseñor Sarlinga dijo que, siendo esta festividad la que dio origen a la celebración de la ciudad de Campana, nos tiene que ayudar a crecer en una virtud no siempre practicada: la piedad, la cual, aclaró, no significa «lástima» sino que tiene el sentido antiguo de la «pietas», el amor y veneración por lo que es nuestro, por lo que nos dio origen, por lo que nos cobija, protege, contiene, por el ámbito de Iglesia y de ciudadanía en que vivimos".


  

Tiene que ver con "el cuarto mandamiento" y con el mencionado don del "temor de Dios". Así, exhortó, esta Festividad nos ayudará también a querer más a nuestra ciudad, saber colaborar al bien común, poner todas nuestras fuerzas para construir la comunidad según dicho bien, y crecer en "conciencia y amistad cívicas" que nos permitirá pasar "de meros habitantes" a "verdaderos ciudadanos", según el decir de la Comisión episcopal de Pastoral social.



 Himno 


  

Desde el fondo inmortal de la gloria de tu pueblo recibe los votos, son tus hijos que llegan devotos, con sus cantos de triunfo y amor. 

Oh Santa Florentina nuestra abogada luz muy brillante de nuestra fe ruega ferviente para que tus hijos de amor ardiente lleguen a Dios. 

Tu manto extiende sobre este pueblo porque desea tu protecciòn con tu guìa su intercesora y cada dìa ruega al Señor.