lunes, 5 de septiembre de 2011

Hoy es San Lorenzo Justiniano ( "Soy la Sabiduria de Dios")

"Con la oración podemos, levantamos una torre fortísima donde hemos de estar seguros de las asechanzas y ataques de todos nuestros enemigos." (San Lorenzo Justiniano)


El 5 de septiembre se celebra San Lorenzo Justiniano. Este santo es muy venerado por aquellos que se salvan raspando de un accidente automovilístico, una catástrofe climática, un accidente doméstico, etc. Por ello, es conocido en varios pueblos hispanos como el santo del casi, casi..

San Lorenzo Justiniano nació en Venecia en 1381, hijo de Bernardo y Querina. Querina Querini quedó viuda muy joven y educó con esmero a su hijo. En frente de San Marcos y del Palacio Ducal está la isla de San Jorge, y en ella, la iglesia de San Jorge, donde vive un grupo de jóvenes. Su madre tenía otros planes, pero él se consagró al Señor.

(Su nombre,significa "De laurel", en latín)

Nació y murió en Venecia en 1381 y 1455, respectivamente.

Nació el 1º de julio de 1381. Pertenecía a una poderosa familia veneciana. Su juventud transcurrió en medio de halagos y placeres. Pero cuando cumplió veinte años, las cosas del mundo ya no lo atraían. El mismo Lorenzo cuenta el motivo de su transformación, de tal modo que su espíritu hasta entonces frívolo, indiferente, incapaz de mirar lo valedero, dio un vuelco súbito. Una aparición, una mujer resplandeciente, de pie junto a él, le habló:

"Soy la sabiduría de Dios. Buscas – le dijo – lo que ignoras que posees. Y es tu espiritualidad".

Lorenzo hubiera querido que aquel momento no terminara nunca. Dieron unos pasos, hasta que la señora desapareció.

En los oídos de Lorenzo seguían resonando las hermosas palabras: "Soy la sabiduría de Dios".

El Espíritu Santo lo iluminó. Ya sentía su alma muy cerca del Creador.

– ¿Dejas tus riquezas, tu palacio, tus armas? – le preguntaban sus amigos.

Efectivamente pidió ingresar en el monasterio de San Jorge, de la isla de Alga, en Venecia. Ordenado sacerdote a la edad de veintiséis anos, recorrió los canales y las islas de la ciudad, vestido de harapos. Pedía limosna para comer. Al llegar al palacio de sus padres no quiso trasponer la puerta. Aceptó tan sólo un pan.

Ensalzaba sobremanera la humildad, afirmando que Dios es todo y el hombre sólo arcilla en sus manos. En el año 1413 se lo vio como prior general de su congregación, llamada de canónigos seculares de san Jorge. En 1423, al frente de sus frailes, luchó denodadamente contra la peste que se había extendido por la región. El sumo pontífice Eugenio IV lo nombró, en 1443, obispo de Castelo, y en 1451 Nicolás V lo designó primer patriarca de Venecia.

Doctor de la verdad, esclareció a su patria y a su tiempo. Las muchedumbres lo seguían. La catedral de San Marcos, tan grande en dimensiones, resultaba pequeña para dar cabida a los feligreses, ansiosos de escuchar sus homilías.

Escritor fecundo es autor de trece libros, donde el tema del alma es constante, especialmente en uno de ellos titulado Sobre la disciplina y la perfección espiritual. Otros son los llamados De la lucha triunfal de Cristo, De la lucha interior, Sobre el desprecio del mundo. Su estilo es elegante y florido. De sus sermones se conservan treinta y nueve.

Gran reformador, restableció la disciplina en la Iglesia. Fue un asceta, un místico, y Dios le otorgó el don de las profecías y de los milagros.

Estaba dando fin a otro de sus escritos, el Libro de los grados de la perfección, cuando falleció el 8 de enero de 1455.


Fue beatificado en 1524 por el Papa Clemente VII y canonizado por Alejandro VIII en 1690.

En la iconografía se le presenta como obispo, con la cruz patriarcal (cruz alta con dos travesaños horizontales), por atributo.

Hoy es el día de su ordenación episcopal. En nuestro tiempo, el Papa Juan XXIII lo propuso como ejemplo de gobierno eclesiástico y corno patrono de su pontificado.









Fuentes:
Iluminación Divina
Vidas ejemplares
Santoral católico
Ángel Corbalán