viernes, 2 de septiembre de 2011

Mañana, es primer sábado de mes...Bendición de Nuestra Señora de la Dulce Espera!!!

Mañana es sábado 3 de Septiembre, y por ser el primer sábado de mes, celebramos la bendición de Nuestra Señora de La Dulce Espera.

Como viene siendo habitual desde su entronización,durante la celebración de la Eucaristía de la tarde, mañana será a las 21:00, se llevará a cabo ente la presencia en el altar de, Nuestra Señora de la Dulce Espera, la bendición a embarazadas, señoras que desean estarlo y a aquellos padres que esperan adoptar a niños.

Desde el pasado día, 17 de Mayo, como recordarán algunos de los feligreses de nuestra parroquia o seguidores de nuestro Blog Parroquial, decíamos que: “como si desde el cielo llegara, desde el pueblo hermano de Argentina, nuestra amiga, la Sra. Norma Beatriz González Fernández de Philipps, nos ha traído para estar con nosotros, la imagen de María, Madre de la Dulce Espera.”.

Hay que hacer mención de que, sólo hay dos imágenes de Nuestra Señora de la Dulce Espera, en España: En Santiago de Compostela y en nuestra parroquia de San García Abad.

Pues bien, desde ese mismo día, se lleva a cabo bendiciones a embarazadas y a señoras que solicitaban a través de la intercesión de Nuestra Señora, Madre de Dios y Madre nuestra, De la Dulce Espera, tener ese niño que desean y a la vez, algunos padres, que desean adoptarlo.

Ya son tres las señoras que se han puesto en contacto con la parroquia para comunicar la buena nueva de su nuevo estado de buena esperanza. Algunas personas, no son de Algeciras, pero, si habitualmente le rezan a Nuestra Señora y muestran su fe y esperanza en Ella.

Tambien hay que reseñar que una pareja de nuestra parroquia, tras haber solicitado una adopción, nos han comunicado su alegría de que se le hayan concedido en esta última semana. Independientemente a los trámites legales y normales del proceso, esta pareja en concreto, llevan rezando a Nuestra Señora de La Dulce Espera, desde su entronización en nuestra Parroquia de San garcía Abad.

Por lo tanto, invitamos a todos los que lo deseen, bien sean de esta parroquia, de Algeciras, de la comarca del Campo de Gibraltar, etc. Para que acudan a esta celebración eucarística y la correspondiente bendición. Y también, como no? Comuníquenlo a sus conocidos.

Esperando puedan asistir, nos despedimos con una oración a Nuestra Señora de la Dulce Espera.


Oración a Nuestra Señora de la Dulce Espera


María, madre del amor hermoso, Señora de la Dulce Espera.
Tú que proclamaste la grandeza del Señor y, diciendo que "sí", te hiciste madre de nuestro Salvador y madre nuestra:
atiende hoy las suplicas que te hago:
En mi interior una nueva vida está creciendo:
un pequeño que traerá alegría y gozo, inquietudes y temores,
esperanzas felicidad a mi hogar.
Cuídalo y protégelo mientras yo lo llevo en mi seno.
Y que, en el feliz momento del nacimiento, cuando escuche sus primeros sonidos y vea sus manos chiquitas, pueda dar gracias al Creador
por la maravilla de este don de la vida, que Él me regala.
Que, siguiendo tu ejemplo y modelo,
pueda acompañar y ver crecer a mi hijo.
Ayúdame e inspírame para que encuentre en mí
un refugio donde cobijarse y, a la vez,
un punto de partida para tomar sus propios caminos.
Además Madre mía, fíjate especialmente
en aquellas mujeres que enfrentan este momento solas, sin apoyo o sin cariño. También. Madre de la sabia serenidad, te pedimos por aquellos matrimonios que no habiendo tenido hijos, necesitan de tu presencia de Madre, para poder un día maravillarlos con la maternidad escrita en el tiempo, y así alcanzar el más ansiado logro: ser familia.
Tampoco nos olvidamos de, aquellos matrimonios que esperan acoger en adopción a un niño o niña, que logren sus propósitos y formen familia con ese niño que con los brazos extendidos espera.
Que puedan sentir el amor del Padre y de la Madre que descubran que cada niño que viene al mundo es una bendición.
Que sepan que la decisión heroica de acoger y nutrir al hijo le es tenida en cuenta.
Nuestra Señora de la Dulce Espera, dales tu amor y valor.
AMÉN