jueves, 26 de noviembre de 2009

Santa Isabel de Ungría, el santo de las "Isabeles" !!!

En estos días, como en otros, estamos haciendo cosas para cambiar las cosas. Dentro de un orden, claro , como no podía ser de otra manera.

Estamos de lleno en la semana de la festividad de San García Abad, y como decíamos ayer, son muchas las actividades a preparar y vivir con cierta intensidad, afecto y devoción. Y como no, también de ocio.

En este último apartado, aprovechando que el pasado día 17 de Noviembre, se celebró la festividad de Santa Isabel de Ungría, nuestras "Isabeles", que colaboran estrechamente con la Parróquia, lo celebraron con la misa que correspondía por el día y con un posterior "cafelito" y pasteles, con lo que nos agasajaron a los feligreses que por aquí estábamos.

Aprovechando este espacio, vamos a comentar algo sobre esta santa alemana, que és Santa Isabel de Ungría........

Pues bien, Isabel , se quedó viuda siendo aún joven, dedicó su riqueza a los pobres, construyó hospitales y se convirtió en un símbolo de caridad cristiana. Y muy joven, con 24 años , murió en Marburgo(Alemania), bien debido a agotamiento físico o a una enfermedad, un 17 de noviembre de 1.231.

El día de Pentecostés (28 de mayo) del año 1235, durante la ceremonia de canonización, por el papa Gregorio IX, se la llamó "la mujer más grande de la Edad Media alemana".

Sobre su vida...

Isabel, a los 15 años fue dada en matrimonio por su padre el Rey de Hungría al príncipe Luis VI de Turingia, el matrimonio tuvo tres hijos. Se amaban tan intensamente que ella llegó a exclamar un día: "Dios mío, si a mi esposo lo amo tantísimo, ¿Cuánto más debiera amarte a Ti?".

Su esposo aceptaba de buen modo las santas exageraciones que Isabel tenía en repartir a los pobres cuanto encontraba en la casa. Él respondía a los que criticaban: "Cuanto más demos nosotros a los pobres, más nos dará Dios a nosotros".

Cuando apenas de veinte años y con su hijo menor recién nacido, su esposo, un cruzado, murió en un viaje a defender Tierra Santa. Isabel casi se desespera al oír la noticia, pero luego se resignó y aceptó la voluntad de Dios. Rechazó varias ofertas de matrimonio y se decidió entonces a vivir en la pobreza y dedicarse al servicio de los más pobres y desamparados.

El sucesor de su marido la desterró del castillo y tuvo que huir con sus tres hijos, desprovistos de toda ayuda material. Ella, que cada día daba de comer a 900 pobres en el castillo, ahora no tenía quién le diera para el desayuno. Pero confiaba totalmente en Dios y sabía que nunca la abandonaría, ni a sus hijos.

Finalmente algunos familiares la recibieron en su casa, y más tarde el Rey de Hungría consiguió que le devolvieran los bienes que le pertenecían como viuda, y con ellos construyó un gran hospital para pobres, y ayudó a muchas familias necesitadas.

El mensaje....

Es curioso, cuando más crisis de valores y economía hay, aparecen más personas con ganas de trabajar y mucha solidaridad hacia los más necesitados de nuestra parroquia. La lista sería muy larga. Pero, ya que estamos hablando de isabeles..........Que por cierto, hay muchas más en la parroquia y que además, están ayudando.

En cuanto a estas tres amigas, que celebraron su santo en la parroquia, son unas señoras que dedican tiempo libre propio, en ayudar en diferentes pastorales. Como son, la Catequesis (Maribel Correro) y también, coro y Catequesis( Maribel Barros e Isabel Camacho).

El trabajo de nuestras isabeles, que por cierto, pocos conocen, son trabajos que sí se notan. Y se notan de verdad. Por ejemplo: en los niños que se preparan y luego celebran su Primera Comunión, los que cantan en el coro y en las voces que escuchamos que cantan a Dios, los domingos en la misa de adultos.

Pues eso, un gran deseo sería................

"Que el Señor nos conceda como a su buena Isabel, el don de un gran desprendimiento para dedicar nuestra vida y nuestros bienes a ayudar a los más necesitados."