sábado, 28 de julio de 2012

Hoy es... San Pedro Poveda !!


La biografía de Pedro Poveda discurre básicamente en cinco tiempos y cinco espacios: Linares, Guadix, Covadonga, Jaén y Madrid.

"Yo pensaba siempre en Linares con predilección"
1874 - Nace el 3 de diciembre en Linares (Jaén), una ciudad que progresa, donde se gana dinero fácil, con una política agitada y vidas aventureras, pero también con niños que trabajan en las minas, con miseria y alcoholismo. El niño Poveda se familiariza con la problemática de los obreros y con una sociedad que tímidamente se industrializa.


"Me aficioné a enseñar la Doctrina a los niños pobres"
1888 - Desde muy joven decide ser sacerdote y entra en el Seminario de Jaén, donde se forma en un ambiente sencillo de oración, estudio y alegría, que siempre recordará. En Jaén oye hablar del Padre Manjón y admira la labor socioeducativa que realiza en las cuevas del Sacromonte, en Granada. El seminarista Poveda se aficiona a enseñar la Doctrina a los niños más pobres que "le seguían".

"Fui a Guadix con un entusiasmo loco"
1884 - Obtiene una beca para estudiar en el Seminario de Guadix, donde conoce la situación de los braceros pobres que viven en la Barriada de las Cuevas en la ignorancia y la indigencia, y siente la responsabilidad de llevarles el Evangelio y educar a estas gentes.

"¡Cómo olvidar lo que hice en Guadix!
1897 - Se ordena sacerdote en Guadix y empieza su labor humanista, educativa y evangelizadora con los braceros pobres de la barriada de las Cuevas, trasladándose a vivir a una de las Cuevas, cerca de ellos. Aporta recursos, predica misiones populares y despierta la sensibilidad de toda la ciudad por la situación de indigencia de estos barrios, organizando las Conferencias de San Vicente de Paul.


"Mis trabajos con aquellas gentes, a las que quería con toda el alma, no pueden relatarse"
1902 - Convencido de la importancia de la educación, funda las Escuelas del Sagrado Corazón para niños y niñas pobres, aplicando los métodos de la Escuela Nueva contextualizados para aquella población, al estilo de las Escuelas del Ave María, del Padre Manjón.

"Dadme una vocación y os devolveré un sistema, un método y una pedagogía"
1905 - Dificultades de comprensión de su actividad socioeducativa le obligan a dejar la obra de las Cuevas de Guadix y se traslada a Covadonga (Asturias) como canónigo del Santuario. Aquí, en la cercanía de Nuestra Señora de Covadonga (La Santina), reflexiona sobre la importancia de la educación y la necesidad de no separar la fe y la ciencia. Consciente de la importancia del Estado en la educación, insiste en el protagonismo del maestro y la necesidad de cristianos en la escuela. Publica diversos escritos sobre la problemática educativa y la formación del profesorado, por lo que ha sido calificado de "Educador de educadores" y pedagogo.

"No es fácil apreciar los destinos de la mujer culta y su influencia en la sociedad"
1911 - En Gijón abre una Academia Pedagógica para maestros y, preocupado por la promoción de la mujer, cuya importancia e incidencia en la sociedad percibe, abre también una Academia Femenina para estudiantes de Magisterio, germen de la futura Institución Teresiana. La Academia es una respuesta para el mundo en crisis desde la dedicación profesional y las convicciones cristianas.

"Las obras son las que dicen con elocuencia lo que somos"
1913 - Vive en Jaén, donde ayudado por la joven estudiante de la Escuela Superior de Magisterio Josefa Segovia, realiza su labor, pionera en cuanto a tomar en peso la misión de los seglares en la Iglesia, a través del impulso a la Institución Teresiana y de su actividad con profesores y maestros. A esta etapa pertenecen algunos de sus más importantes escritos de espiritualidad.
"Repartir la dulzura, la bondad, la paciencia"
1921 - Nombrado Capellán Real, se traslada a Madrid, donde trabaja activamente en la Comisión Nacional contra el Analfabetismo, con las estudiantes y profesores y con los marginados, en colaboración con de María de Echarri, periodista y creadora de los sindicatos femeninos católicos.
"La obra Teresiana ya no es mía, es de la Iglesia"
1924 - La Institución Teresiana es aprobada por el Papa Pío XI como Pía Unión de Fieles a nivel internacional para que hombres y mujeres, desde sus diversas profesiones y especialmente en el ámbito de la educación y la cultura, trabajen por la transformación humana y social, según el Evangelio.

 
"¿Quiénes son lo que tienen ideales, los jóvenes"
1928 - Se le confía la organización de las Estudiantes Católicas y de las Juventudes Femeninas Universitarias, pertenecientes a la naciente Acción Católica Femenina. Impulsa el espíritu misionero, ("Estoy ahora mismo bajo la obsesión misionera") donde contará con la inestimable ayuda de Magdalena Martín Ayuso y la Institución Teresiana llega a Chile gracias al empeño y colaboración de Adela Edwards.

"Creo yo que el éxito está en que las chicas (de las Academias) se sientan como en su casa"
1929 - Interviene decisivamente en la fundación de la Asociación de Maestros Católicos y de la Federación de Amigos de la Enseñanza (FAE). Impulsa asimismo la Asociación Nacional de Padres de Familia, convencido de la importancia que tienen los distintos agentes educativos y especialmente la familia.

"No es necesario ser rico para dar, basta ser bueno"
1930 - Desde el 24 de mayo , siempre preocupado por los marginados y los más desprotegidos, ingresa en la Hermandad del Refugio de Madrid para servir a los pobres y a los niños huérfanos y abandonados.



"Hay que amar mucho a la Iglesia, hay que vivir la vida de los primeros cristianos"
1934 - Llegan los primeros miembros de la Institución Teresiana a Roma siguiendo las pautas de Teresa de Jesús, que confesó tan repetidas veces el amor a la Iglesia. En esta circunstancia, y con el objetivo de iniciar actividades con las estudiantes universitarias, resalta la personalidad de Josefa Groso, mujer eminentemente emprendedora y constructiva.

"Si hay que morir se muere, pero se muere con Cristo, en nombre de Cristo y para gloria de Cristo"
1936 - El 28 de julio, coincidiendo con los primeros días de la Guerra Civil española, Pedro Poveda, confesándose "sacerdote de Jesucristo", muere como mártir de la fe.